Falleció Juan Carlos Chebez, defensor de especies en extinción

El reconocido naturalista y conservacionista vocacional murió en Buenos Aires a los 49 años. Pese a su prematura desaparición, su trayectoria le permitió desarrollar una fecunda labor ambientalista. Entre sus obras de mayor importancia destaca el libro “Los que se van”.

17 may 2011 - 00:00
Comparte esta noticia

Cómo se puede caminar con solvencia desde la vocación infantil a la profesión adulta fue el ejemplo que dio durante su vida Juan Carlos Chebez, naturalista y conservacionista fallecido prematuramente, el domingo a la tarde en Buenos Aires, a la edad de 49 años. La propia intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi participó su pesar por la pérdida de “uno de los naturalistas argentinos más prestigiosos y referente sobre especies amenazadas y áreas naturales protegidas”. El repaso a la trayectoria de Chebez, nacido en 1962, puede comenzar con su relato: “Comencé desde muy joven armando un grupo ambientalista -contaba con sólo 13 años- con compañeros de colegio, en Martínez. Era 1976 y no se hablaba mucho de ecología por ese entonces en la Argentina. Desde allí comenzamos a conectarnos con las pocas entidades que defendían el ambiente (...)”. Ese interés llevó a Chebez a continuar, de algún modo, apropiándose de una carrera vocacional en el tema, que lo llevó a conocer la mítica Isla de los Estados, en el mar austral argentino, y así apreciar la diversidad de la fauna patagónica. Aunque admitió que equivocadamente no siguió en su momento la carrera de biología, ello no le impidió transformarse en un referente nacional en conservacionismo con una impresionante trayectoria en cargos dirigenciales de organizaciones ambientales y gubernamentales. En 1990, Chebez ingresó a la Administración de Parques Nacionales como director de Manejo de Recursos Naturales, luego asesor presidencial y finalmente ganó, por concurso, la dirección de la delegación regional Nordeste, por lo que se radicó en Iguazú. Su libro más conocido es “Los que se van, fauna argentina amenazada”, publicado en 1994 y reeditado dos veces más. También escribió “Guía de las reservas naturales de la Argentina” y numerosos artículos de ornitología, mastozoología y conservación. Participó de conferencias en todo el país. También en Roca.