Intensa lluvia con granizo inundó Neuquén

La capital neuquina sufrió las consecuencias del violento temporal, especialmente en la zona comercial del Bajo. Las lluvias se extendieron por todo el valle, provocando inconvenientes.

09 oct 2014 - 00:00
Comparte esta noticia

NEUQUÉN (AN)- Una intensa lluvia acompañada de granizo cayó ayer a última hora de la tarde e inundó en pocos minutos diferentes puntos de esta capital. La precipitación de agua se extendió luego a casi todas las localidades del Alto Valle rionegrino, aunque con distinta fuerza y provocando inconvenientes que, en el caso de Allen, derivaron en la suspensión de clases en dos escuelas, tanto para el turno noche como para hoy por la mañana . (Ver aparte)

En el área comercial del Bajo neuquino el agua ingresó en los locales y en barrios del oeste el líquido arrastró mucho lodo y trajo complicaciones en calles y viviendas precarias.

La manga de piedras corrió de oeste a este a partir de las 19 y la lluvia fue acompañada por un cielo gris muy oscuro que dejó a la ciudad como si fuera de noche.

La granizada se extendió por unos 15 minutos, pero la lluvia duró un poco más, con menor intensidad a medida que transcurrían los minutos.

El granizo cubrió los espacios verdes y las calles de blanco. Dejó imágenes similares a las de la nieve en algunos lugares donde hubo alta concentración.

El tamaño de las piedras no fue lo suficientemente grande como para provocar daños en automóviles, aunque ni bien arrancó la lluvia hubo congestión en el tránsito en diferentes puntos del centro de la ciudad, especialmente de automovilistas temerosos de que las piedras adquirieran mayor tamaño.

Desde el momento en que comenzó la lluvia hasta entrada la noche algunas líneas de celular dejaron de funcionar y el escurrimiento del agua caída fue muy lento.

La intensidad de la lluvia en poco tiempo es lo que complica siempre a esta ciudad y en especial en zonas aledañas a la ruta 22 donde la multitrocha actúa como una barrera. También afecta a barrios y tomas del oeste y lugares cercanos al río Limay.

Desde mediados de la semana anterior hubo lluvia en Neuquén que se prolongó durante varios días. En este caso, los mayores daños fueron provocados en las obras de reparación del pavimento realizados luego de la gran tormenta del 6 de abril, cuando cayeron 127 milímetros en una sola jornada.

Según datos difundidos por este diario, más del 30% de aquellos arreglos se fueron en la lluvia del fin de semana anterior, con un costo valuado en diez millones de pesos.

Anoche, el Servicio Meteorológico lanzó un alerta por lluvias e intensos vientos, acompañadas por granizo, incluyendo las provincias de Río Negro y Buenos Aires.