La torre de control estaba cerrada y el avión tuvo que sobrevolar el aeropuerto

21 mar 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Un piloto de Austral denunció ayer se vio obligado a sobrevolar durante quince minutos el aeropuerto de La Rioja porque la torre de control estaba cerrada, aunque la concesionaria de esa estación aérea aseguró que el avión llegó 40 minutos antes de lo previsto.

En tanto, al descender de la aeronave, un grupo de pasajeros increpó al personal del aeropuerto porque, según entendieron, el empleado de la torre de control se había dormido.

El vuelo de Austral AR 2438 del sábado debía llegar a las 7 al aeropuerto Almandos Almonacid de La Rioja, aunque tuvo que sobrevolar durante quince minutos en la zona, según se comprobó en un audio que trascendió en las redes sociales.

En esa grabación se escucha cómo el comandante le comunica a los pasajeros que iban a “estar aproximadamente 8 minutos en la vertical del aeropuerto a la espera de que lo abran”.

Una hora antes

“El sentido común indica que una hora antes debía estar abierto el aeropuerto y lo abrieron tres minutos tarde, razón por la cual dejaron un avión comercial dando vueltas sin saber en qué momento el señor de la torre de control iba a tomar el servicio para que pudiéramos aterrizar”, dijo el piloto.

En tanto, el jefe del Departamento de Operaciones de la Empresa Argentina de Navegación Aérea, Esteban Mendoza, negó a Télam que la torre de control haya estado cerrada y aseguró que la máquina tuvo que sobrevolar el aeropuerto “porque llegó antes del horario pactado”.

“En este caso particular el avión tuvo una salida de un minuto antes nada más de Buenos Aires, que no fue significativo, pero sí una llegada de 35 a 40 minutos antes de la hora que se esperaba ese vuelo”, explicó.

También desmintió las palabras del pasajero, al afirmar que “es falso que se haya dormido estuvo 15 minutos antes, pero no puede dar servicios por más antes que esté el avión porque no puede garantizar servicios ajenos a la empresa. Se cumplió con todo lo acordado y hubo una poco feliz declaración del piloto”.

La Rioja