Reclaman jardines de infantes e inclusión de la primera infancia

Es el único modo de hacer efectivo el crecimiento, alertan gremios y ong´s

07 may 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

Organizaciones educativas y sociales, entre ellas CTERA, advirtieron hoy la necesidad de apertura de jardines de infantes e inclusión de la primera infancia en la enseñanza, al cerrar la Semana de Acción Mundial por el Derecho a la Educación 2012 (SAM).

Maximiliano Estigarribia, secretario de la Campaña Argentina por el Derecho a la Educación (CADE), que participó de la Semana Mundial, afirmó en la sede de CTERA que “la educación en la primera infancia debe ser asumida como prioridad en la Argentina, faltan jardines de infantes, pero también la conciencia de su importancia en los primeros años de vida”.

Asimismo, apeló a la “articulación de los programas sociales y educativos, y la mayor vinculación entre los esfuerzos públicos y el de las organizaciones sociales que se desarrollan en cada territorio”, en el cierre de la semana argentina enmarcada en la Campaña Mundial por la Educación (CME), que denunció la desatención de niños en varios países.

La CME, que impulsan UNESCO y ONG’s de más de cien países, entre ellos Argentina, denunció la existencia de 200 millones de niños menores de 5 años en el mundo que carecen de acceso a la educación y al cuidado.

En Argentina, para la campaña de concienciación sobre el derecho a la educación de la infancia se distribuyeron afiches y trípticos en organizaciones sociales y escuelas.

Además, niños y jóvenes de escuelas y organizaciones sociales realizaron una decena de murales en la vía pública, en los cuatro puntos cardinales del país, referidos a la importancia de la educación y los cuidados de niños y niñas en los primeros años de vida, que confluyeron en un “Gran Dibujo”.

También alumnos de distintas jurisdicciones expresaron a través de dibujos situaciones en las que se sintieron “cuidados por los adultos”, en aspectos relacionados con educación, salud, juego y protección, que fueron expuestos ante directivos escolares y familiares.

La CADE, que integran entre otras la Fundación SES (Sustentabilidad, Educación y Solidaridad), CASACIDN y Save the Children, declaró que “la educación está en manos de todos” y por ello “los niños hicieron dibujos sobre la escuela que sueñan, los adolescentes murales públicos y los adultos debatieron sobre los nuevos desafíos de la enseñanza y los cuidados en los primeros años de vida”.

La organización destacó la necesidad de “hacer de la inclusión educativa una realidad en nuestro país” e instó a “sensibilizar a la población e interpelar a las autoridades para que en cada rincón del país todo niño goce de la educación y los cuidados indispensables para su adecuado desarrollo”.

El cierre argentino de la SAM tuvo lugar en la sede de CTERA con un panel del que participaron las expertas Ana Malajovich y Patricia Redondo, y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, sobre “Desafíos y experiencias en la educación y los cuidados en la primera infancia”, que comprende a niños de hasta 8 años.

También se presentaron fotos y videos de acciones provinciales y del mural hecho por los niños.

La CME presentó días atrás el informe “Derechos desde el principio: educación y cuidado en la primera infancia”, como parte de una movilización para alertar sobre el impacto grave que causa la falta de cumplimiento de los derechos a la educación y al cuidado en la primera infancia en el mundo.

El informe fue redactado por Vernor Muñoz, de la CME y ex Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Educación, y recibió aportes del profesor emérito Peter Moss, de la Universidad de Londres, y de la directora general de la UNESCO, Irina Bokova.

El gasto promedio en políticas relacionadas a la educación infantil varía entre el 0,5% del PBI en Europa Central y Oriental, y un porcentaje próximo al 0% en el sur, en el oeste de Asia y en Africa Subsahariana.

Bolivia, Argentina, El Salvador, Brasil, Belice, Honduras y Perú son algunos de los países que cuentan con programas para fomentar condiciones de crecimiento de los niños en la primera infancia, reforzando la nutrición y la salud, y trabajan con las madres, pieza clave para que los avances sean efectivos, consignó el Banco Mundial.