Relevan contaminación en el río Negro

Tomaron muestras en Viedma, Carmen de Patagones, Allen y Godoy. Son estudios periódicos que decidieron los intendentes, tras los informes que mostraron presencia de escherichia coli en niveles anormales al comienzo del verano.

16 feb 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Unos 14 puntos del río Negro fueron sometidos a prueba esta semana en diversos operativos concretados entre la Provincia y los municipios con el propósito detectar problemas de contaminación en sus aguas.

Las muestras buscan saber el grado de contaminación del curso de agua, luego de que este verano aparecieran mediciones que mostraron un importante grado de contaminación distintas partes del curso de agua. La bacteria escherichia coli –directamente vinculada a la materia fecal– superó el límite de 200 unidades por 100 mililitros estipuladas por la AIC para las actividades acuáticas.

La recolección se concretó sobre 11 puntos ubicados en la Comarca Viedma-Patagones a la altura a los puntos de succión de los servicios de agua potable, de desagües pluviales y cloacales.

También se tomaron muestras en Godoy, Allen y Cinco Saltos.

La actividad puramente técnica de acopio estuvo a cargo de personal que revista en el Programa de Control y Calidad y Protección de Recursos Hídricos (Cocaprhi) que pertenece al Departamento Provincial de Aguas (DPA).

El director de Municipios Guillermo Oliva Tagle explicó que “este es un trabajo de muestreo que hace el DPA todas las semanas pero en este caso es una actividad que surge el 18 de enero pasado en una reunión con los intendentes de distintas localidades ribereñas, en la que propusimos articular y tratar de difundir de otra manera las metodologías y protocolos con las que se toman las muestras”.

A su turno, la directora del área de Protección y Conservación de los Recursos Hídricos del DPA, Roxana Rodríguez, informó con respecto a los análisis de los muestreos que “el envío depende del parámetro a analizar, y por seguridad, las muestras de análisis bacteriológico se realizan en un laboratorio local para que ellas tengan el menor tiempo de conservación y el resultado sea lo más confiable”.

En otro caso, donde los parámetros son diferentes, las muestras se remiten hacia laboratorios de Alto Valle, que se han contratado para casos de clorofila o un fisicoquímico, precisó.

El seguimiento releva la concentración bacteriológica (escherichia coli) en los sitios de captaciones de agua cruda y en las áreas de descarga.
Viedma