Ruta 23: 17 años de espera de una obra interminable

No estará finalizada para este año, como había anunciado Nación. Comenzó a construirse en 1998 y costará 3.000 millones de dólares. Ahora aseguran que podría estar terminada a fines del 2016.

12 abr 2015 - 00:00
Comparte esta noticia

INGENIERO JACOBACCI.- La inauguración de la obra de pavimentación de la Ruta Nacional 23 no será este año, como lo habían anunciado hace un tiempo algunos funcionarios nacionales.

Si bien la obra no se ha detenido, el grado de ejecución de los distintos tramos es dispar. Esta situación posterga las aspiraciones gubernamentales, sobre todo en este año electoral, de tener unido a través del asfalto los 600 kilómetros que van desde la cordillera al mar por la Región Sur rionegrina.

Actualmente el 60 por ciento del recorrido se puede transitar por asfalto y en el resto, la obra está en ejecución.

Hace poco, el senador Miguel Pichetto recorrió la zona y admitió que la voluntad y la decisión del gobierno nacional están para que la obra se termine durante el 2015, antes que termine el mandato de la presidenta ya que el deseo de Cristina Fernández era inaugurarla desde Jacobacci. Aunque admitió que lamentablemente algunos atrasos en la primavera y el verano pasado, ligados al tema financiero y la proximidad del invierno, hicieron que algunas empresas no tuvieran suficiente espalda y le dieran prioridad a otras obras, abandonando momentáneamente la Ruta 23. Así fue el caso de Equimac, empresa que tiene bajo ejecución el tramo Jacobacci-Estancia La Beatriz.

El candidato a gobernador por el Frente para la Victoria se mostró optimista al señalar que si este invierno se presenta medianamente templado y hay voluntad de las empresas, se puede terminar antes de fin de año.

Las aspiraciones de Pichetto y de muchos habitantes de la Región Sur rionegrina que sueñan desde hace años con esta obra terminada se contraponen con la realidad y con el tiempo. Altas fuentes de Vialidad Nacional confiaron que los trabajos se retrasaron bastante en algunos tramos. Si no pasa mucho tiempo y se retoma el ritmo que la obra tenía hasta principios del año pasado en todos sus tramos, se podría terminar el asfalto hasta Bariloche a mediados del 2016.

Ruta 23: 17 años de espera de una obra interminable
La construcción de las alcantarillas es fundamental para evitar las inundaciones. Ahora, a esperar el asfalto.

Las mismas fuentes no pudieron confirmar cuándo se reconstruirá el puente sobre el arroyo Nahuel Niyeu, situación que genera incertidumbre por la prolongada demora.

La obra de pavimentación de la Ruta Nacional 23, la que se estima demandará una inversión de 3.000 millones de dólares, comenzó a ejecutarse en abril de 1998 en los 75 kilómetros que van desde la Ruta Nacional 3 y la localidad de Valcheta generando una gran expectativa en los pobladores de la Región Sur rionegrina que durante década soñaban con el asfalto en su principal vía de comunicación.

Luego de concluido este tramo, en junio de 2001, la obra quedo paralizada y gran parte de los sueños parecieron esfumarse. Pero, en diciembre de 2004, los trabajos se retomaron entre Valcheta y Musters y a partir de allí se extendieron hasta Bariloche.

Actualmente el asfalto une los 335 kilómetros entre la Ruta Nacional 3 y Maquinchao y, hace poco más de un mes, se habilitaron 32 kilómetros entre Pilcaniyeu Viejo y el acceso de la CNEA que construyó en tiempo y forma la empresa Chediak. A excepción de este último tramo, entre Maquinchao y Dina Huapi se ejecuta la obra con distintos grados de avance. Entre Maquinchao y la Estancia El Croquis, la empresa Felipe Gancedo construye unos 40 kilómetros. En algunos sectores ya está la capa de imprimación.

Ruta 23: 17 años de espera de una obra interminable
La finalización del tramo de Maquinchao renovó la esperanza entre los vecinos. Ahora prometen que la ruta estará terminada en el 2016.

Se estima que el asfalto podría llegar hasta las cercanías de Jacobacci a fines de este año.

El tramo de 35 kilómetros que va desde Jacobacci hasta la Estancia La Beatriz, está paralizados desde hace un año y genera una preocupación, sobre todo, en los jacobacinos. Es que luego de comenzar a trabajar a gran ritmo, en abril de 2014 la empresa Equimac S.A. paró y no hay una fecha cierta respecto a cuándo retomará el proyecto. Algunas versiones indican que el parate obedece al atraso en los pagos de las certificaciones por parte del gobierno nacional. En este sector de la ruta se avanzó en la construcción de la obra básica y quedaron a medio construir algunas obras de arte (alcantarillas).

En una situación similar se encuentra el tramo que une el acceso a la CNEA con Dina Huapi, donde la empresa Decavial S.A. luego de un largo parate retomó hace poco tiempo las tareas.

Ruta 23: 17 años de espera de una obra interminable
El detalle con el estado de la obra.

En Pilcaniyeu

Por otro lado, las empresas Burgwart, Homaq SA y CPC SA, construyen a muy buen ritmo la obra en el tramo que une la Estancia La Beatriz con Pilcaniyeu Viejo. Inclusive esta última empresa ya realizó pruebas de imprimación en varios sectores. Por su lado, en la misma zona hace lo propio con la construcción de alcantarillas la empresa HG Construcciones. También en Los Menucos, Contreras SA ejecuta una rotonda en el acceso oeste a la localidad que se complementará con dos puentes peatonales que cruzarán sobre la calzada. En Maquinchao construye el puente sobre el paso de las vías del ferrocarril.

Con el propósito de preservar la ruta, los pobladores de la Región Sur piden la instalación de una balanza por el tránsito de camiones con exceso de carga, ya que no hay controles.

Vialidad Nacional compró dos, que instalaría entre Valcheta y Jacobacci. Pichetto, quien desde hace un tiempo viene manifestando la necesidad de la instalación de esta balanzas y de derivar las cargas de que salen de la Región Sur por el ferrocarril, agregó que “si soy gobernador voy a hacer funcionar las balanzas y la Policía. A los camiones que vayan con sobrepeso los voy a secuestrar con la Policía” sentenció.

Ruta 23: 17 años de espera de una obra interminable
El puente de Nahuel Niyeu, por ahora, sólo es una promesa rodeada de arbustos.

No hay fecha para el puente

La construcción del nuevo puente sobre el arroyo Nahuel Niyeu todavía no tiene fecha de inicio. Si bien días después del último accidente, ocurrido el 21 de enero de 2014, desde Vialidad Nacional se informó que el contrato de obra para la reconstrucción del puente y de los 60 metros de ruta que se llevó el agua, estaba a la firma del administrador de Vialidad, Nelson Periotti, a más de un año de aquel anuncio todavía no hay fecha de inicio.

El puente fue construido en el 2008 por la empresa Luciano S.A. con fondos aportados por Recursos Hídricos de Nación. Pero la descomunal creciente del 8 de marzo de 2012 del arroyo Nahuel Niyeu convirtió en ruinas la estructura de hierro y cemento de 63 metros de largo.

Desde entonces y ante los accidentes registrados y los inconvenientes que deben padecer los automovilistas en época invernal, legisladores y dirigentes de la Región Sur vienen pidiendo la reconstrucción. Lo hicieron a través de pedidos oficiales de la Legislatura de Río Negro al Ejecutivo Nacional y a Vialidad Nacional y también a los diputados rionegrinos. Estos pedidos fueron reforzados por el Concejo Deliberante de Valcheta que convirtió en proyecto de comunicación enviado a los organismos competentes una masiva preocupación de los vecinos.

El 24 de octubre de 2013 el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, la Secretaría de Obras y Vialidad Nacional, convocó a la Licitación Pública Federal 131/2013 para la construcción de nuevo puente y aliviador sobre el arroyo Nahuel Niyeu, en la ruta 23, con un presupuesto oficial de 21.657.000 pesos.

Luego de la caída del puente se construyó un desvío para habilitar el tránsito entre el kilómetro 116 y 117. Sin embargo este precario cruce representa un punto crítico para los automovilistas ya que en forma periódica el cauce del arroyo Nahuel Niyeu que baja de la Meseta de Somuncura crece en forma desproporcionada y corta el paso.

A ello se le suma que desde la destrucción del puente se han registrados numerosos accidentes. Alguno de ellos con víctimas fatales. En su reciente visita a Jacobacci, el senador Pichetto admitió que hay un diseño nuevo que está terminado y hay que adjudicar la obra.

Ruta 23: 17 años de espera de una obra interminable
En otras zonas se está haciendo la compactación de suelo. Pero los trabajos son lentos.

Los beneficios, ya a la vista

La pavimentación de la Ruta Nacional 23 no sólo está cambiando la fisonomía de la Región Sur rionegrina y mejorando su principal vía de comunicación. También está generando grandes transformaciones en las poblaciones que se ubican a su vera.

Desde que se retomaron los trabajos, en el 2004, creció el empleo y se dinamizó la economía región, situación que ayudó a mitigar los efectos nocivos de la crisis del sector agropecuario.

También las poblaciones ganaron en infraestructura. Como obras anexas al asfalto de la Ruta 23, se beneficiaron con asfalto urbano, cordón cuneta, rotondas, bulevares y puentes peatonales, entre otras obras.

También mostró las contracaras del poder de gestión de los dirigentes de cada locales.

En Jacobacci, por ejemplo, a fines del 2008 -en virtud de la llegada del Dakar-, se anunció con bombos y platillos la remodelación del aeropuerto para convertirlo en unos de los más importantes de la provincia. Pocos meses después la obra quedó parada y nunca se reactivó.

En Los Menucos, en cambio, la tragedia del avión de la empresa Sol, ocurrida en mayo de 2011, reforzó la gestión del municipio local y logró que el año pasado se construyera una pista de aterrizaje de 1.200 metros de longitud por 30 a de ancho.

JOSÉ MELLADO

jmellado@rionegro.com.ar