Seguimiento al prematuro, deuda pendiente en Neuquén

En la provincia todavía no funcionan los consultorios interdisciplinarios para analizar la evolución de los bebés nacidos antes de la semana 37ª de gestación. La ley que establece los derechos de estos niños y de sus madres fue sancionada en el 2013.

15 nov 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El acceso a consultorios interdisciplinarios de seguimiento para niñas y niños prematuros es un déficit del sistema de salud de Neuquén. “En la región, que sepamos en Neuquén capital, sólo hay una institución que está trabajando con todos los profesionales disponibles. Es una deuda pendiente. El seguimiento es importante porque es una población de riesgo”, aseguró la neonatóloga del hospital Castro Rendon, Mónica Cruz.

Un bebé prematuro es aquel que nace antes de la semana 37 de gestación. “Los más vulnerables son los menores de 1.500 gramos que son el 1,1 o 1,3% de los nacimientos. Quiere decir que si Neuquén tiene 10.000 u 11.000 nacimientos, estamos hablando de no más de cien chicos que nacen por año menores de 1.500 gramos”, explicó Cruz.

“La gravedad no es igual. No es lo mismo un prematuro de menos de 32 semanas de 1.500 gramos que los prematuros más grandes. Para ambos grupos tanto el riesgo de morir en la internación como en los primeros dos años de vida, y la frecuencia de presentación de secuelas que pueden ser neurológicas son mucho mayores que en la población general . Eso hace a la relevancia del tema, no sólo en la agenda de salud, sino en la agenda pública”, agregó.

En octubre y noviembre de este año se encuestó a 24 madres y padres de bebés prematuros internados en las terapias neonatales de la capital, tanto privadas como públicas. Se relevó a familias que hayan estado internadas junto a los niños más de 15 días.

“Los resultados han sido alentadores, pudimos focalizar algunos ítems en donde hay que trabajar de manera importante sobre todo lo que tiene que ver con garantizar el derecho al mínimo contacto del bebé con los padres. Hay también un importante faltante de lo que es la disponibilidad de apoyo espirituales”, indicó la médica.

Mónica Torres, integrante de Familias Prematuras Neuquén (FaPrem), señaló que la principal demanda de la organización gira en torno a la formación de los profesionales. “Siempre las familias estamos planteando esta cuestión de que los equipos médicos, de enfermería estén preparados o capacitados para poder tener una familia dentro del servicio de terapia intensiva neonatal”, afirmó.

La entidad se constituyó en 2013, el mismo año en que la Legislatura neuquina sancionó la ley 2895, que establece los derechos de los niños prematuros así como también los de la mujer con riesgo de tener un parto prematuro, en concordancia con el decálogo que plantea Unicef.

“Se necesita la decisión política de destinar recursos para realmente habilitar esta perspectiva de una calidad de vida mejor”.
Mónica Cruz, neonatóloga del hospital Castro Rendón.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.