Siete preguntas a Martín Villalba

Inquieto y prolífico, este artista cipoleño radicado en Centenario es creador de coloridos universos de personajes. Si paseás por Neuquén, mirá bien, quizás te los encuentres.

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

p- En diez palabras (o menos), ¿quién es Martín Villalba?

r- Ser humano, papá, artista, novio, amante, amigo, trabajador, hijo, hermano, soñador, roquero.

p- ¿Cómo describirías tu arte?

r- Mi arte es visceral, darkpop, comprometido, universal, sentimental, diverso, y todo lo contrario a lo que dije.

p- Tenés varios personajes en tu obra artística, ¿los podrías presentar?

R- Mis personajes son y me representan en todo lo que no puedo llegar a hacer y ser. Entonces soy todos ellos. Y ellos son: Owlie, un búho roquero; Santos, de todo tipo y especie; un Hipopótamo que ama la samba y el blues; Framecos, aves que aman el jazz y sobre todo el Bebop y las big bands; un creador y su némesis Siñori Satano; superhéroes pop, defendiendo hasta lo indefendible; Tipit@s y toda la diversidad de nuestra especie; centauros, amores , odios, desfachatez, lujuria, sexo y rock.

p- ¿De qué están hechas tus obras, más allá de lo material?

r- De una mezcla de curiosidad, miedo, hastío, amor, pizcas de sabiduría y conocimiento y muchas horas de planteos y sueños increíbles acerca de realizar una vida de artista.

P- Sobre gustos y colores, ¿qué dirías al respecto?

R- El turquesa sigue siendo mi color favorito, y sus infinitas posibilidades.

p- ¿Recordás el momento en que dijiste “Sí, quiero ser artista”?

r- Fue muy natural mi decisión de ser artista, flotaba a mi alrededor, pero un momento crucial en mi vida fue cuando vi la tapa de un libro de Gaudí en la casa de mi tía Ali, cuya portada era una foto de las torres de la Sagrada Familia, y me aterraban y espantaban tanto... Esas imágenes “como vela derretida”, algo que me descompone aún hoy, me género tal fascinación que encaucé mi curiosidad hacia ese punto definitivamente. Además del primer cuadro de “Asterix y los Normandos”. Me encontraba tan lejos de eso técnicamente que dije “eso es lo que amo y ansío”.

P- ¿Dónde buscás tu impulso creativo? ¿O la creatividad te encuentra a vos?

R- Es un trabajo inmenso e intenso, y donde nos damos cuenta – y hablo por mí– de que habrá días donde la inspiración no pasa ni cerca de mi taller. Que los artistas somos trabajadores que pasan por horas de pensamientos, replanteos, errores y correcciones, más reclusiones y replanteos... y si ahí en todo este proceso aparece la inspiración, bueno, ahí todo fluye y vuela increíblemente. Y como ayuda a eso, amo laburar al aire libre, amo el viento, lluvia y sol. ¡Y que viva el arte!

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.