Son madres de trillizos y se casaron

Tras 18 años de convivencia Andrea Majul y Silvina Maddaleno firmaron el matrimonio. “Como diría la cantante Violeta Parra: ‘gracias la vida’. Eso es lo único que se me ocurre decir”.

18 oct 2010 - 00:00
Comparte esta noticia

Andrea Majul y Silvina Maddaleno se casaron hoy durante una emotiva ceremonia en la que dieron “gracias a la vida” porque son pareja desde hace 18 años, tuvieron trillizos hace tres y alcanzaron un derecho largamente postergado: el matrimonio. “Hace 18 años que estamos juntas y venimos peleando con mucha gente por la igualdad de derechos. Como diría la cantante Violeta Parra: ´gracias la vida´. Eso es lo único que se me ocurre decir”, dijo a Télam Maddaleno. La mujer, de 36 años, que tuvo a Abril, Jazmín y Santiago el 8 de agosto de 2007 tras una inseminación artificial, y Majul, de 41, son locutoras, y desde hace dos años y ocho meses, madres y responsables de una familia numerosa que se declaró hoy “muy feliz”. “Me caso enamorada. Gracias por ayudarme a formar esta maravillosa, impresionante y multitudinaria familia. Te elijo cada día”, dijo Silvina mirando a Andrea a los ojos, mientras los chicos pedían upa o corrían por la sala del Registro Civil de Uruguay al 700, en la zona porteña de Tribunales. A su turno, Andrea contó que “algunos les aconsejaron que el casamiento les daría tranquilidad, cierto orden. Pero no creo que sea así. Si hubiéramos buscado tranquilidad, hoy nos estaríamos acá”. Cuando comenzó la ceremonia, el juez les pidió que consultaran seguido la libreta de matrimonio, porque en ella constan recomendaciones muy útiles para la convivencia. “Nos llegó 18 años más tarde”, le respondió Andrea. Martín Canevaro, presidente de la organización 100% Diversidad y Derechos, que participó en el casamiento junto a María Rachid, titular de la Federación LGTB (Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales), consisderó que “el casamiento no modifica la situación legal en relación con los hijos porque la ley de matrimonio igualitario no es retroactiva”. “La nueva ley, lo que claramente establece, es que los hijos nacidos en el marco de un matrimonio igualitario integrado por dos mujeres deben ser inscriptos en la partida de nacimiento y en la libreta de matrimonio como hijos de la madre y su cónyuge”. Es el caso de Vicente, el primer hijo de dos mujeres casadas -Verónica y Cecilia- dos madres legalmente reconocidas y obligadas en su cuidado, atención, educación y alimentos en forma compartida. Ahora, “el camino que sigue es el reconocimiento igualitario de nuestros hijos e hijas”, sostuvo Canevaro. Ese derecho es “para los centenares de familias integradas por mujeres que han tenido hijos o hijas previamente a la sanción del matrimonio igualitario”. “Para eso estamos trabajando 100% Diversidad y Les Madres, en conjunto con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el secretario de esa cartera, Marcio Barboza”. “La idea es poder completar el acta de nacimiento de estos niñas y niñas para que puedan tener la protección de sus dos madres y de las familias que en segunda línea se suman”, explicó Canevaro. En este caso, “Andrea -la otra mamá- podría hacer una adopción simple de los chicos, pero además de lo ridículo que sería adoptar a tus propios hijos, sería resignar un derecho y establecer restricciones para ellos respecto, por ejemplo, a no poder heredar de sus abuelos”, enfatizó Maddaleno. Durante la ceremonia, una testigo de la pareja dijo que Silvina y Andrea “son dos mujeres con gran fortaleza, profunda convicción y mucha nobleza”. “Solo en ese marco pudieron formar lo que hoy tienen”, concluyó. La elección de la fecha para concretar el matrimonio no fue casual: Silvina y Andrea se conocieron un 18 de octubre. Télam.-