Refugio La Cueva

23 ago 2013 - 00:00
Comparte esta noticia

Una de las excursiones más tradicionales del cerro Catedral visita una gran cueva natural emplazada debajo de una gigantesca roca. Allí se construyó un refugio, donde preparan buena gastronomía en un horno a leña. Hasta el lugar se llega en motos de nieve, por un camino que recorre un hermoso bosque de lengas, con paradas en miradores naturales, hasta llegar al refugio, a 1.400 metros de altitud. La Cueva de Catedral se creó hace dos décadas, cuando el sector era administrado por la empresa Robles Catedral. Rápidamente logró entusiasmar a los turistas y también fue visitada por las celebridades que cada invierno visitaban la montaña. Susana Giménez, Moria Casán, Mauricio Macri, Valeria Mazza y muchos otros la visitaban y sus imágenes se publicaron en todas las revistas de sociedad. El lugar tuvo varios concesionarios y también fue siendo remodelado, hasta el formato actual, un pequeño y cálido refugio de montaña. La cueva se ofrece como una experiencia en sí misma conjugando una exclusiva travesía por la montaña con una exquisita experiencia gastronómica. Los pasajeros manejan sus motos de nieve y participan activamente en el paseo, sintiendo, viviendo la montaña en plenitud, en contacto con la naturaleza. Las salidas se realizan a las 16:30, 19 y 22, desde la oficina que se ubica en la base del centro invernal, en el sector sur, frente a la playa de estacionamiento. Hay que presentarse como mínimo media hora antes, con buena ropa de abrigo, calzado de montaña, gorro y guantes. El paseo dura aproximadamente dos horas y media y el cupo máximo por turno son 20 pasajeros. Las excursiones se realizan en cuatriciclos y/o motos de nieve según las condiciones de nieve y siempre van acompañadas por un guía especializado, que velará por la seguridad y entregará toda la información necesaria para el desarrollo de la excursión. Las motos de nieve son biplazas y todas tienen su correspondiente habilitación de fábrica. La empresa proporciona los cascos necesarios y obligatorios para la excursión. En la cueva se podrá degustar los auténticos sabores de la cocina patagónica elaborados en su original horno a leña. Por la tarde se sirve un te con los exquisitos sabores de la repostería casera artesanal, panes, dulces y chocolates, servidos en el ambiente único y exótico. A la noche se ofrece la degustación de su cocina regional. Ahumados, quesos, hongos, trucha, cordero, frutos rojos y chocolates, forman parte de una experiencia única en un ambiente incomparable. (AB)