18A: la oposición admite limitaciones para unirse

Referentes coincidieron en que el masivo reclamo fue concertar contra la corrupción y el abuso de poder, pero descartaron un proyecto único. El gobierno minimizó los efectos.

BUENOS AIRES (DyN).- Referentes del kirchnerismo salieron ayer a minimizar la protesta contra el gobierno nacional y estimaron que no habrá un “cambio de proyecto” ante los reclamos, mientras que desde la oposición reforzaron el llamado a unirse para enfrentar el oficialismo en los comicios de octubre.

A diferencia de las anteriores marchas, donde se convocaron únicamente ciudadanos sin referencias políticas, ayer se vio a los principales referentes de la oposición, a excepción de Mauricio Macri, que a último momento desistió de concurrir a la concentración.

No obstante, los dirigentes de la oposición aclararon que el hecho de haber compartido la importante movilización que se congregó en Plaza de Mayo, el Obelisco y numerosas ciudades del interior del país, no significará la confluencia en un único proyecto antikirchnerista.

El jefe de Gobierno porteño afirmó que la movilización fue “la más grande de la historia” y respaldó el reclamo para que la oposición se una de cara a las elecciones legislativas. Sin embargo, Macri negó un acercamiento a la UCR y al socialismo, al evaluar que esas fuerzas “tienen visiones de cómo organizar la sociedad y la economía y el Estado más parecidas al kirchnerismo”. Por el contrario, el presidente del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo, afirmó que “la oposición tiene que unirse lo más que pueda y los temas que nos dividen, que son las candidaturas, hay que decir que las resuelva la gente en las primarias”.

Desde el Frente Amplio Progresista, el expostulante presidencial Hermes Binner, que ayer caminó las calles del microcentro junto a los manifestantes, habló de un “hecho sorprendente” por la amplia convocatoria e instó a la “mayor concertación” entre las fuerzas de la oposición.

El diputado del PJ disidente Francisco de Narváez también opinó que “quienes planteamos una alternativa tenemos que unirnos” y diferenció el “reclamo” ciudadano con los mensajes que la Presidenta Fernández envió por Twitter, sin referirse a la protesta.

Por su parte, el secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, que no participó de la marcha pero avaló los reclamos, calificó como “imponente” el repudio al gobierno nacional y le advirtió a la presidenta Cristina Fernández que “no escucha el mensaje de la gente porque le escriben el ‘diario de Yrigoyen’”.

El senador radical Gerardo Morales reconoció la claridad del mensaje en pos de la unificación opositora, pero le puso paños fríos a las posibilidades reales de que pueda haber acuerdos de cara a las elecciones de este año.

“Había un reclamo unánime de unidad en la oposición, que me parece que en los temas centrales esenciales, de fuerte peso institucional, la tenemos”, opinó el jujeño, que aseguró que “será complicado” que los distintos partidos se unan para los comicios. De todos modos, consideró que “va a haber un esfuerzo para que la oposición no vaya fragmentada”.

El tono moderado coincidió con el del diputado de Proyecto Sur Fernando “Pino” Solanas, que opinó que “es legítimo el reclamo de la ciudadanía” para que se unan.

Desde el oficialismo, el ex dirigente piquetero Luis D’Elía calificó como “más madura” la masiva protesta del jueves, en comparación con la movilización del 8 de noviembre del año pasado, y si bien valoró que tuvo “menos contenido antipolítico”, descartó que la Casa Rosada vaya a cambiar “su proyecto”.

El diputado bonaerense por el kirchnerismo Fernando “Chino” Navarro evaluó que la marcha “tuvo menos gente” que la del 13S y la del 8N, aunque admitió que “eso no la desvaloriza” y aceptó la “bronca” contra la administración central.


Comentarios


18A: la oposición admite limitaciones para unirse