35 países recordaron Trafalgar

Gran revista y simulacro de batalla naval por los 200 años de la victoria británica.

PORTSMOUTH, Gran Bretaña (AP).- Diecisiete barcos de cinco países realizaron ayer un simulacro de una batalla naval frente a la costa sur de Inglaterra, para celebrar el bicentenario de la Batalla de Trafalgar, durante la cual el almirante Horatio Nelson barrió con las armadas de Napoleón Bonaparte y de España.

La batalla es una de las victorias más celebradas de la armada británica, que derrotó a una fuerza hispano-francesa en el cabo español y se aseguró así el dominio sobre los mares durante el siguiente siglo.

En las aguas del Solent, el brazo de mar frente a Portsmouth, sede de la marina británica, el portaaviones francés «Charles de Gaulle» se destacó entre los cientos de navíos de 35 países que participan en las conmemoraciones de la histórica batalla Cerca del buque francés están los portaaviones estadounidense «Saipan», español «Príncipe de Asturias» y el británico «Illustrious».

Y algunas millas marítimas más lejos, el buque escuela de Brasil, «Cisne Branco», el «Capitán Miranda», de Uruguay y el colombiano «Gloria» navegaban entre decenas de hermosos navíos de mástiles altos.

Desde muy temprano, miles de personas venidas de todas las esquinas de Gran Bretaña, y de otros países, se tomaron las playas y el malecón frente al Solent para ver el colorido espectáculo marítimo, en el que participan también más de 10.000 yates y veleros de todo el mundo.

Hacia el mediodía local (8 de Argentina), la Reina Isabel II, a bordo del buque rojo y blanco «HSM Endurance», empezó a pasar revista a 167 navíos de 35 países – entre ellos Brasil, Colombia, España y Uruguay – que convergieron en este puerto para participar en «la mayor revista naval de todos los tiempos».

Entre ellos 110 naves de guerra, como los portaaviones «HMS Invincible» (Gran Bretaña), una de las «joyas» de la armada británica.

El mayor héroe de la armada británica de todos los tiempos fue herido de muerte en el enfrentamiento ocurrido el 21 de octubre de 1805.

La victoria británica también contribuyó a la caída posterior de Napoleón  

Batalla «políticamente correcta»

Después del ocaso, las llamaradas despedidas por los barcos, que asemejaban cañonazos, iluminaron la noche. El cielo se llenó de humo y la silueta de decenas de barcos se dibujó frente a los destellos.

En medio de disputas en Europa que recuerdan viejos rencores, Gran Bretaña intentó evitar herir susceptibilidades. 

Por esto, los organizadores decidieron no reproducir con exactitud la batalla ni resaltar la derrota de las armadas de Francia y España. El simulacro no definió a un vencedor y un vencido, sino que presentó un combate simbólico entre una nave roja no identificada y otra azul no tripulada.

Anna Tribe, de 75 años, descendiente del almirante Nelson, calificó la idea de «bastante estúpida». «Estoy segura de que los franceses y españoles son suficientemente adultos como para aceptar que ganamos esa batalla», dijo.

Mientras decenas de miles de espectadores observaban desde la costa, cerca del puerto de Portsmouth, los barcos hicieron estallar pólvora y juegos pirotécnicos para simular la batalla. Uno de los barcos era una réplica de una nave del siglo XVIII que representó a la fragata Victory, capitaneada por el propio Nelson durante la batalla, y donde el almirante murió al ser alcanzado por un mosquete.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora