80 años acompañando a la ciudad

Suma actividades, ofertas, socios y ampliaciones.



1
#

2
#

cULTURA

La biblioteca popular Guido y Spano cumplió el 15 de septiembre 80 años de existencia y lo celebró con muchas actividades que incluyeron la visitas de cuentacuentos y presentaciones de libros.

Entre las propuestas para este aniversario, también se contó con la invitación a la comunidad a un concurso fotográfico para que retraten a la biblioteca y sus actividades en “una mirada diferente”, con motivo de los festejos del 98 aniversario de la ciudad.

La biblioteca popular ha logrado con el esfuerzo del voluntariado, de la comisión directiva y de la comunidad tener un edificio propio que cuenta al día de hoy con una amplia sala de lectura general, una sala de novelas, una sala de lectura para niños pequeños, un sector de referencias (enciclopedias, diccionarios y manuales escolares) y una sala de informática, donde hay internet gratis para consultas.

El trabajo fuerte está enfocado en este tiempo, en cuanto a infraestructura, a la construcción de un SUM, que llega hasta el encadenado por estos días, y se procuran fondos para poder construir en el verano “hasta el techo”.

Allí, según informaron desde la institución, se podrán realizar con más comodidad actividades que hasta ahora se hacen en el salón de la misma biblioteca, como presentaciones de libros, conferencias, charlas, presentaciones de muestras, y veladas artísticas musicales o teatrales.

Como parte de la inscripción en el programa de “información ciudadana” de las bibliotecas populares, por la mañana se realizan vía internet el servicio de trámites ante el Anses y la AFIP, que requiere de consultas web.

Un servicio que también se presta en menor medida, aunque crece cada mes es el de ayudar a los vecinos que se acercan a bajar por internet las facturas de servicios que no son repartidas en los domicilios.

“Con sorpresa vemos que muchos vecinos de barrios alejados, no conocían la biblioteca; vienen a bajar sus facturas de celular u otros servicios para pagarlos, y de paso consultan, se han asociado y otros que sin asociarse, comenzaron a utilizar la biblioteca como lugar de consulta”, dijo a este medio Celeste Mac Auliffe, una de las bibliotecarias de esta institución.

para los vecinos

Otros servicios, como “bajarle” las facturas a la gente de los barrios, son muy requeridos.

el patrimonio

Una sala de lectura general, otra de novelas, una tercera sólo para los pequeños y el infaltable sector de consulta de obras de referencia constituyen el corazón de la biblioteca.


Comentarios


80 años acompañando a la ciudad