A 15 años, reclaman castigo a todos los culpables

El pueblo de Catamarca y familiares de jóvenes víctimas de otros crímenes acompañaron a los padres de María Soledad. Se realizó un acto en el monolito y posterior



CATAMARCA (Télam).- Los familiares de María Soledad Morales, la estudiante asesinada en 1990, reclamaron ayer la resolución del caso y el castigo para “todos los culpables”, durante la ceremonia de recordación del decimoquinto aniversario de su muerte realizada en el campo deportivo del club Parque Daza, donde fue encontrado el cuerpo.

Los padres de la estudiante, Elías Morales y Ada Rizzardo, encabezaron la ceremonia en la que el presbítero Rodolfo Bavera bendijo una placa recordatoria con la inscripción “Familiares, Amigos y Pueblo de Catamarca, en tu nombre María Soledad”.

En el marco del nuevo aniversario del asesinato de María Soledad, ocurrido el 8 de setiembre de 1990, los padres de la joven depositaron una ofrenda floral al pie del monolito que la recuerda en el predio del club Parque Daza.

“El caso aún está irresuelto y deben ser castigados todos los culpables”, fue la consigna de la ceremonia, a la que asistieron familiares de otros chicos asesinados y que también reclaman el esclarecimiento de los hechos y el castigo a los responsables.

Mirian Medina de Bordón, la madre de Sebastián Bordón muerto en Mendoza, señaló que camina “por todo el país por la verdad y justicia; vamos a seguir firme con nuestro pedido y compartimos el dolor permanente de la familia Morales, pero no están solos, porque María Soledad está en cada uno de los habitantes del país”.

En tanto, Gustavo Melmann, padre de Natalia, encontrada asesinada en Miramar, reclamó por una “justicia eficiente e independiente en todo el país”, al sostener que “allá fue donde María Soledad fue la abanderada en reclamo de justicia y hoy queremos al 'Nunca Más' una realidad y se aplique la ley a todos los culpables de los horrendos crimenes irresueltos”.

La hermana Marta Pelloni, impulsora de las 83 Marchas del Silencio, destacó que rescata “el dolor de una sociedad que estuvo presente en todo momento en la desaparición de María Soledad, este grupo que se ha constituido en Víctima de la Impunidad”.

Pelloni denunció que “a través de estas investigaciones particulares de personas o familias, se descubrió una monumental red de prostitución, habiéndose encontrado 70 chicas que trabajan, que previamente fueron robadas, secuestradas y obligadas a prostituirse”.

El cuerpo mutilado de María Soledad, que entonces tenía 17 años, fue encontrado el lunes 10 de setiembre de 1990 en un descampado del complejo deportivo, en la ruta nacional 38, a escasos seis kilómetros del microcentro capitalino.

La estudiante del Colegio del Carmen y San José había salido de su casa el viernes para organizar y participar de un baile estudiantil, pero nunca regresó y por el hecho fueron condenados Guillermo Luque y Luis Raúl Tula.

Luque, hijo del ex diputado nacional justicialista Angel Arturo Luque, fue condenado a 21 años de prisión por el delito de 'violación seguida de muerte agravada por el uso de estupefacientes y con el concurso de dos o más personas', pero hoy goza del beneficio de salida laboral diaria.

Tula, quien mantenía una relación amorosa con la víctima, fue condenado como 'partícipe secundario' del mismo delito a 9 años de prisión, y actualmente se encuentra en libertad condicional y está cursando abogacía.

Notas asociadas: “Es una deuda pendiente de la justicia”

Notas asociadas: “Es una deuda pendiente de la justicia”


Comentarios


A 15 años, reclaman castigo a todos los culpables