A apurarse antes del receso en Cipolletti

El 10 y el 23 de diciembre son fechas límite para iniciar muchos trámites municipales



CIPOLLETTI – Los cipoleños que deben hacer trámites administrativos u obtener su licencia de conducir tendrán que apurarse o esperar hasta febrero del año entrante.

Esto, porque la municipalidad ha concentrado las licencias anuales ordinarias de todo su personal para enero del 2000, con lo que también se establece un receso administrativo que va del 3 al 31 de enero. Por lo tanto, hasta el receso, hay fechas límite para diversas tramitaciones.

En ese aspecto, la dirección de Rentas del municipio informó que para obtener los certificados de libre deuda, los expedientes comunes se recepcionarán hasta el 10 de diciembre, al igual que los expedientes que corresponden al Banco Hipotecario.

El departamento Tránsito estableció que para lograr por primera vez la licencia para conducir -o para renovarla- habrá plazo hasta el 23 de diciembre.

Y todas las personas que tengan trámites pendientes deberán completarlos antes del receso, caso contrario serán derivados directamente al archivo.

Mientras, la secretaría de Obras Públicas dijo que hasta el 23 de diciembre hay plazo para el inicio de expedientes como los relacionados con permisos de conexión de servicios y de construcción.

También hasta el 23 de diciembre se podrán solicitar los certificados finales o parciales de obras, los certificados especiales de planos y documentos en general, al igual que tramitaciones de planos.

Por su parte el área Catastro comunicó que los propietarios de una única parcela urbana y baldía que deseen acogerse al beneficio de la ley 1074/75 durante el 2000, deberán presentar una declaración jurada de única propiedad extendida por ese organismo.

Con la declaración el propietario queda exento del pago del impuesto al baldío durante el 2000. La declaración tendrá que ser presentada antes del 3 de diciembre, siempre en Catastro municipal. Los propietarios que se acogieron a esta ley durante este año deberán renovar dicho trámite, en iguales condiciones, para el 2000.

Respecto del personal del municipio, cada secretaría evaluará los casos excepcionales que por razones de servicio, particulares o familiares deberán adelantar o postergar el inicio de vacaciones.

Para la concentración de las licencias y el dictado del receso se consideró “la necesidad de administrar racionalmente los recursos humanos y materiales a fin de obtener un óptimo rendimiento”.

Siempre en esta línea se puso de relieve que es facultad de la administración “disponer un orden concentrando las licencias” en enero, pues la experiencia obtenida durante períodos anteriores aplicando esta modalidad ha sido positiva.


Comentarios


A apurarse antes del receso en Cipolletti