«A Bulacio lo traté como a un hijo»