"A la CEB le molestan los controles"




SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El delegado local del EPRE, Rodolfo López Alfonsín, rechazó las descalificaciones que le propinó la conducción de la CEB y opinó que, en realidad, a esa empresa "le molesta sobremanera que exista un ente que los controle y regule su accionar".

Luego de conocer el aumento tarifario promedio del 5,5% que el EPRE aprobó para la CEB, sus directivos protestaron airadamente porque lo consideran insuficiente y lo contrastaron con el incremento del 79,5% que el organismo regulador aplicó sobre la tasa que cobra a las distribuidoras.

El tesorero de la Cooperativa, Pablo Frisch, dijo que ese dinero "sirve para crear oficinas y sostener ñoquis en Bariloche", haciendo alusión a la repartición a cargo de López Alfonsín, que funciona desde mayo pasado.

El funcionario observó que a la CEB le irrita "la atención directa a los usuarios" del servicio eléctrico que realiza la delegación, abriendo sumarios y "haciendo en general lugar a los planteos de los clientes afectados". También pasó revista a otros temas de conflicto con la concesionaria, como la seguridad debajo de la línea de 33 kV, "La Paloma-Ñireco", y el respaldo "a las auditorías técnicas y contables".

Afirmó que el titular del EPRE, Rodolfo Romero, viajará a Bariloche la semana próxima para atender consultas sobre el nuevo régimen tarifario aprobado para el próximo quinquenio.

Adelantó que el aumento aprobado no será aplicada en forma retroactiva a noviembre y que "habrá un período de transición y se está buscando la forma de evitar que afecte a los usuarios".


Comentarios


"A la CEB le molestan los controles"