A la mujer del río la mataron para robarle dinero

Es la principal hipótesis de los investigadores del crimen. La causa del fallecimiento fueron golpes con diferentes elementos. No hay detenidos; especulan que intervinieron más de una persona.



NEUQUÉN (AN)- El móvil del asesinato de Rosa Albertina Conejero Segura habría sido el robo. La principal hipótesis de los investigadores es que la víctima conocía a los autores, quienes la habrían abordado en su propia casa cuya habitación dejaron toda revuelta.

En sintonía con ese plan de trabajo, no descartan que luego los criminales la hayan llevado hasta la orilla del río Neuquén donde la mataron a golpes con distintos elementos, entre las 5 y las 7 de la mañana del jueves. Horas después del cadáver apareció flotando cerca del puente carretero.

Esta información fue reunida en las primeras horas posteriores al hallazgo del cadáver de Conejero Segura, de 63 años. Tras un minucioso trabajo que incluyó allanamientos e interrogatorios a testigos, los investigadores policiales conducidos por la fiscalía de Graves Atentados contra las Personas van reconstruyendo el entorno de la víctima y sus últimos movimientos.

Los allanamientos realizados hasta ahora no permitieron encontrar el lugar del crimen y en las últimas horas se intensificaron los rastrillajes por la costa del río Neuquén ya que la hipótesis es que la agresión pudo tener lugar en algún sector de la orilla y no en una vivienda.

A los encargados de la investigación les sorprende la ferocidad con la que actuaron el o los autores del homicidio. A los numerosos golpes en la cabeza se le suma que le ataron los pies con alambres; también las muñecas, que a su vez le sujetaron al cuello. Luego la arrojaron al río Neuquén cuando presuntamente ya estaba muerta.

Respecto de las heridas que tenía en el cráneo, las fuentes dijeron que la golpearon con diferentes elementos: cortantes, desgarrantes y contundentes. Podrían ser un machete, un serrucho y una barreta.

La hipótesis sobre la cual trabajan es la del robo. Al parecer Conejero iba todos los sábados a la feria del trueque, aunque hay diferentes versiones sobre los bienes que transaba en ese lugar.

Por otro lado, se supo que la relación de la víctima con familiares y vecinos era mala.

Ayer una de sus hijas reconoció que mantenía un vínculo distante con su madre y que se enteró de que había muerto cuando vio las imágenes del cadáver por televisión. También dijo: “a mi mamá le gustaba mucho la brujería y creía en eso de que te podían hacer un gualicho pero ella no se dedicaba” al curanderismo como indican otras versiones (ver aparte).

Según pudo averiguar “Río Negro”, el marido de Conejero se fue de la casa hace años y residiría en Chile. “La familia también presionó para que la hija la abandonara. Habría una situación de violencia que estamos investigando”, señaló uno de los voceros.


Comentarios


A la mujer del río la mataron para robarle dinero