A la otra vereda de Manchester

Carlos Tevez dejó el United para irse a su clásico rival, el City, por cinco años.





Carlos Tevez aceptó incorporarse al Manchester City con un contrato de cinco años, en otro fichaje importante del equipo que está determinado a figurar en la Liga Premier.

El delantero de 25 años, que llega procedente del clásico rival del City, el Manchester United, firmará un contrato de cinco años con su nuevo club una vez pase la revisación médica de rigor. La operación se cerró en 35 millones de euros y Tevez ganará 5.000.000 por temporada.

El atacante vestirá la casaca celeste con el 32 en su espalda y se unirá a sus nuevos compañeros -entre ellos el brasileño Robinho- en Sudáfrica, donde realizan una gira de pretemporada.

«Es una fantástica novedad. Carlos es un jugador internacional de la más alta calidad que posee atributos que ayudarán a llevar este equipo adelante», se alegró el entrenador del City, Mark Hughes, sobre la nueva contratación.

Con los brazos abiertos

«No sólo es excepcional técnicamente, sino que también se puede contar con su capacidad goleadora y además es alguien que contribuirá con la ética del equipo. No veo la hora de darle la bienvenida en el City», agregó Hughes en declaraciones al sitio web.

El City, un equipo «chico» con pretensiones de «grande» desde el desembarco en la institución en 2008 de un grupo inversor de los Emiratos Árabes Unidos, ya se había asegurado previamente el fichaje del delantero paraguayo Roque Santa Cruz, procedente del Blackburn Rovers, y del inglés Gareth Barry (del Aston Villa). Además, será compañero de Pablo Zabaleta.

Tevez se desempeñó a préstamo en el Manchester United las dos últimas temporadas, pero no llegó a un acuerdo para prolongar su estadía en el campeón inglés. El entrenador de los «diablos rojos», Alex Ferguson, no tenía en cuenta al argentino entre los habituales titulares, pese a lo cual marcó 34 goles en 99 partidos.

Ferguson confesó ayer que Tevez ignoró sus llamadas telefónicas. «Lo llamé por teléfono en las vacaciones y nunca me respondió. Le envié dos mensajes de texto y nada. Obviamente ya tenía sus planes desde hacía mucho tiempo», se lamentó Ferguson.


Comentarios


A la otra vereda de Manchester