A punto de graduarse, temen por su futuro

Universitarios de EE. UU. estallan de angustia ante el panorama que les presenta la economía de su país, especialmente. "Es una pesadilla haber teminado de estudiar", confían ellos.

WASHINGTON (AP) - Al término del semestre en las universidades de todo Estados Unidos, los estudiantes nerviosos tienen las mismas interrogantes sobre el futuro que les espera conforme se aproxima la fecha de su graduación, por el temor de hallarse en un callejón sin salida ante la economía en recesión.

Ese fue el caso de Josh Donahue, de 23 años, quien planeaba trabajar como analista financiero tras graduarse de la Universidad Estatal de Oregon, con un título de Economía, pero la realidad fue otra y actualmente busca algún trabajo manual. Mientras tanto, vive con sus tíos y recibe ayuda pública con cupones de alimentos.

"Todo esto parece una pesadilla, haber terminado mis estudios en el peor momento´´, comentó.

"Y con un título de Economía que en realidad no te permite entender la economía muy bien´´, agregó.

Tener una oportunidad es el tema prevaleciente entre los universitarios que tratan de establecer qué papel pueden desempeñar en medio del peor momento económico que haya conocido su generación, según una encuesta de AP-mtvU realizada en 40 universidades.

La presión de los padres

Los jóvenes están nerviosos no sólo por su situación financiera y sus posibilidades de empleo después que se gradúen sino por las presiones de que son objeto sus propios padres, normalmente la piedra angular de sus existencias.

Casi uno de cada cinco universitarios encuestados dijo que por lo menos uno de sus padres perdió el empleo el año pasado. Muchos jóvenes se han refugiado en los estudios de maestría o doctorado, a fin de ganar tiempo hasta que el economía mejore a expensas de acrecentar su deuda en préstamos universitarios, pero otros que deseaban hacerlo han tenido que abandonar la idea debido al costo.

En la Universidad George Mason, de Fairfax, estado de Virginia, a Adrian Solomon, de 21 años, le falta un año para completar sus estudios de ingeniería de sistemas. Dice que su madre, quien mantiene a otra hija de 16 años y a una niña de un programa de ayuda infantil, "trata de ayudarme algunas veces, cuando lo necesito´´.

La vida tampoco es nada fácil para Jake Lear, de 21 años, que estudia arte digital en la misma universidad.

Durante el semestre que acaba de concluir tuvo tres trabajos y este verano consiguió uno de tiempo completo. Durante el año académico, Lear vive gratis en la universidad a cambio de encargarse de asesorar a los estudiantes que recién ingresaron al centro de estudios.

Pese a toda la preocupación reinante, existe una gran sensación de determinación y espíritu de lucha.

Los estudiantes no esperan que la vida sea muy fácil durante sus años universitarios y parece que tienen la convicción firme de que su esfuerzo por educarse habrá valido la pena, al final.

Buchi Akpati, de 18 años, también tuvo tres trabajos este semestre, uno cibernético, otro en el gimnasio y el tercero, como consultora de belleza. Estudia biología, Medicina Básica y español, además de dos cursos durante el verano. "No tengo tiempo para dormir´´, comenta sin amilanarse. "Esa es la situación´´.


Comentarios


A punto de graduarse, temen por su futuro