A punto de ser suspendida



La etapa de ayer estuvo en duda hasta el mismo momento de la largada. Cuando los organizadores convocaron a los corredores para dar inicio a la prueba, se armó un piquete de ciclistas.

Es que la mayoría no estaba de acuerdo con la decisión de la Comisión Organizadora por la forma de tomar los tiempos de los corredores que sufrieron la caída a poco de la llegada de la tercera etapa.

Concretamente se quejaron porque se le otorgó el mismo tiempo a los que se cayeron como al resto del pelotón porque la caída fue a unos cuatro mil metros de la llegada, cuando el reglamento lo permite pero cuando este tipo de situaciones se produce como máximo a tres kilómetros de la meta.

Pablo Salazar y Horacio Rodríguez llevaron la voz cantante del reclamo en la misma línea de largada, en donde amenazaron con bajarse de la carrera si no se reveía la medida.

En un clima tenso, el comisario deportivo Marcelo Araujo les explicó que se tomó esa medida porque “el criterio está por encima del reglamento. Si no se hubiese producido el accidente, el pelotón llegaba completo”.

Luego del cruce de palabras, y masticando bronca, los ciclistas largaron.


Comentarios


A punto de ser suspendida