A río revuelto, ganancias en picada para comerciantes

El balneario municipal de Neuquén fue habilitado nuevamente luego del cierre por bacterias provenientes del arroyo Durán. Sin embargo, la gente no llega y las



NEUQUEN (AN).- El balneario municipal de Neuquén fue habilitado nuevamente para los bañistas, pero la gente sigue sin aparecer. Ayer por la mañana los propietarios de los kioscos y bufetes que funcionan a orillas del Limay mostraron su malestar porque en 5 días las ventas cayeron más del 50 por ciento.

El lunes pasado la municipalidad recomendó que los bañistas no ingresaran al tramo del río que pasa frente al balneario porque la carga bacteriológica en esa zona sería superior a la normal.

Pese a que la restricción para bañistas ya se levantó y el río se depuró, las miles de personas que concurrían habitualmente no regresaron desde entonces. Los más afectados fueron los propietarios de los locales. Ayer se quejaron por una disminución sustancial en sus recaudaciones diarias. Hablaron de pérdidas de entre un 40 y un 50 por ciento respecto a sus ingresos de la semana anterior.

Responsabilizaron al municipio de la situación y mostraron su preocupación por las pérdidas que estaban afrontando.

El agua de lluvias y la basura que acumuló el arroyo Durán fue el factor que desencadenó la recomendación de no ingresar al río el lunes pasado. Pero la imposibilidad de bañarse desmotivó a los veraneantes que también concurren a disfrutar del resto de las instalaciones.

Normalmente el contenido de Durán cruza el río a través de un túnel subacuático. Este ducto emerge en la isla 132 y la atraviesa hasta su extremo sur. Allí, en el brazo más correntoso y amplio del río, el Durán recién toma contacto con el Limay.

Pero el fin de semana pasado el arroyo estaba repleto de agua, sedimentos y basura producto de las lluvias. Para no obstruir el conducto que pasa por debajo del río, el municipio optó por liberar su contenido al balneario. En consecuencia, la carga bacteriológica volvió peligroso ingresar al río. La decisión fue la de evitar riesgos sanitarios para los bañistas.

El miércoles el ingres para los bañistas quedó habilitado nuevamente. El subsecretario de Gestión Ambiental Carlos Rocca dijo que "la corriente del río" se encargó de limpiar los líquidos provenientes de arroyo y que por lo tanto "la situación es de total normalidad". La municipalidad asegura que ahora no hay riesgo para quienes se den un baño.

Hay otro dato que contribuyó a alejar a los bañistas. El martes una de las comerciantes del balneario denunció que un árbol junto a su local estaba lleno de gusanos. Los rumores de una plaga se extendieron como reguero de pólvora.

Ayer la situación en el río era de total normalidad. Nada de basura ni gusanos en el río. El resto de los propietarios dijeron que este último fue un caso particular.

No obstante, los comerciantes se lamentaban por las pérdidas. Fabián Heuberger, propietario de uno de los kioscos aseguró que de hacer 300 pesos diarios bajó a 145. "No está viniendo casi nadie. Las parrillas estuvieron vacías toda la semana. El río ya se limpió, pero la gente no vuelve. Por su parte, otra de las comerciantes, Cristina Parada, dijo que es "necesario que se sepa que la situación se normalizó". María Teresa Vázquez, otra emprendedora, dijo que, como en los otros casos, la falta de gente disminuyó sus ingresos a la mitad de lo normal.

Ayer por la mañana, las zona de parrillas y la costa mostraban un vacío casi total. Un cuadro "inusual" para un viernes a la mañana dijeron los comerciantes, que se lamentaban porque pese a que el río está saneado, los veraneantes no habían regresado.


Comentarios


A río revuelto, ganancias en picada para comerciantes