A un paso de la Beatificación de Ceferino

Si el Vaticano confirma la realización de un milagro, la Iglesia Católica podría elevar otro indígena americano a los altares.



Este año además puede ser muy especial, dado que el vaticano esta tratando  de comprobar la realización de un milagro por Ceferino lo que podría llevar, de comprobarse, a su beatificación, paso previo a la canonización. A principios de año se informó que comenzó lo que se denomina la fase romana en el proceso de beatificación de Ceferino Namuncurá.  Así, después del mexicano Juan Diego, testigo de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, la Iglesia católica podría elevar otro indígena americano a los altares,  según lo han informado distintas fuentes.

Por caso el propio Obispo, Esteban Laxague sostuvo que comprobar la  realización de un milagro es indispensable para la beatificación. Pero ahora  la causa, iniciada a nivel diocesano en 1944, parece haber entrado en su  etapa final según lo han sostenido distintos medios a través de internet. “La "fabrica de los santos", como llaman a la Congregación donde en Roma se  encarrilan las postulaciones para elevar a los altares a los personajes que son un ejemplo "de perfecciones cristianas", convocó a una comisión de médicos que deben establecer que la curación atribuida a la intercesión de Ceferino no tiene una explicación a nivel científico”.

Si bien el obispo Laxague, no pudo dar detalles sobre el milagro  que se  estudia con precisiones. Se supo a través de distintas fuentes que la causa de Ceferino estaba en Córdoba porque allí, durante cuatro años, se estudió el presunto milagro, y por el cual una joven de 24 años, enferma de un tumor al útero, se habría curado de improviso después que ella y toda su familia le rezaron al venerable patagónico. La beatificación del indiecito “milagroso”, que fue proclamado venerable en  1972—, es una bandera de los seguidores del lirio de la patagonia.

El lirio de la patagonia, como se lo conoce a Ceferino, nació el 26 de agosto de 1886 en la zona de Chimpay, hijo del cacique mapuche Manuel Namuncurá y de la cautiva chilena Rosario Burgos. A los 11 años su padre lo envió a Buenos Aires a estudiar "para hacer bien a nuestra raza". En el Colegio San Carlos fue compañero de estudios primarios de Carlos Gardel, con quién llegó a cantar en el mismo coro.

A principios de 1903 ingresó como aspirante salesiano en el Colegio de San Francisco de Viedma. Su salud ya estaba minada por la tuberculosis. En 1904, junto con monseñor Juan Cagliero Ceferino viajó a Roma donde los salesianos esperaban poderlo curar. En Turín visitó la tumba de San Giovanni Bosco y en Roma lo recibió el Papa Pío X, a quien dirigió un breve discurso en italiano.

Estudió unos meses en Turín y en Roma, pero la tisis se agravó y fue internado en mayo de 1905 en el hospital "Fatebene Fratelli", en el centro de Roma. Allí murió el 11 de noviembre.

Si todo va bien, como se espera, hacia fin de año y ya con el imprescindible milagro confirmado, el alma de Ceferino estará lista para subir a los altares de la beatificación, que en Argentina sería proclamada a principios del 2007 en la Patagonia. Así, el hijo del cacique mapuche Namuncurá sería el primer beato argentino que vivió casi toda su breve vida en nuestro país, lo podría llevar a aumentar aún más su popularidad, con miles de fieles que le rezan para pedir su intervención ante Dios.

Entre sus fieles. Ceferino tiene fama de ser "cumplidor". Y así lo atestiguan los miles de peregrinos que llegan todos los años hasta Chimpay. ”La beatitud es una de las dos "perfecciones cristianas" en la escalada a los altares de la santidad. El culto del beato es restringido al ambiente donde vivió y actuó. Después viene el proceso de canonización, que exige otro milagro más. Esta vez es el Papa el que proclama al nuevo santo, casi siempre en el Vaticano, y el culto se extiende obligatoriamente a toda la Iglesia” según mencionaron fuentes religiosas.


Comentarios


A un paso de la Beatificación de Ceferino