Aborígenes en medio de pelea política



VIEDMA (AV)- El presidente del Consejo de Desarrollo de Comunidades Indígenas (Codeci), Walter Cañumil, desmintió ayer haber brindado su apoyo a la candidatura a gobernador del senador Miguel Pichetto, aunque aprovechó el momento para admitir una pésima relación con el gobierno provincial al no satisfacer los reclamos de las organizaciones aborígenes.

La controversia se generó durante una visita que el parlamentario hizo a Sierra Grande, donde el dirigente aborigen apareció con unas carpetas para reclamar gestiones destinadas a que se construya una residencia estudiantil en esa localidad.

"No existe ningún tipo de apoyo a ningún partido político, sólo respondemos a la política de las comunidades" indígenas, afirmó ayer.

Reconoció haber participado del encuentro para acompañar a miembros de la comunidad Kintul Follil que además pedía un espacio físico para funcionar porque "no hay respuestas" tampoco del intendente Nelson Iribarren.

Insistió en que "no queremos dar rédito a ninguno", tras lo cual denunció que tuvo que aclarar su situación porque el gobierno provincial por medio del ministerio de Gobierno "salió en forma de apriete, pidiéndonos" que se esclarezca la participación porque "se iba a cambiar la relación" dentro del Codeci. Aprovechó a señalar que "tenemos mala relación porque no nos incluyen en el presupuesto provincial, no podemos regularizar el acceso a viviendas contemplado por ley, y hay una falta total de respuestas" a nuestros reclamos. Por su parte, el ministro de Gobierno, Iván Lázzeri, explicó que el pedido de retractación estuvo vinculado a que no involucren al Codeci como institución. Apuntó que "si lo hacen a título personal, pueden votar al Papa si quieren" y en cuanto a los problemas institucionales consideró que "los planteos son opinables aunque lógicamente si bien vemos que algo se avanzó –en el marco del Codeci– creemos que hay que seguir trabajando".


Comentarios


Aborígenes en medio de pelea política