Abran paso, se viene "KG"



Aseguran que si el goleo sólo recae en dos jugadores, algo no funciona. A Minnesota poco le importan los comentarios y por primera vez en su historia está en la final de la conferencia Oeste de la NBA. Con una descomunal actuación de Kevin Garnett y Sam Cassell, venció por 83 a 80 a Sacramento Kings y se adjudicó la serie por 4-3.

Ahora, los Timberwolves se las verán con Los Angeles Lakers y el primer partido irá esta noche, desde las 21, con televisación por ESPN. Anoche, al cierre de esta edición, Detroit y New Jersey jugaban el séptimo pleito del Este, para definir el rival de Indiana.

El "Target Center" de Mineápolis estaba preparado para una noche especial y a pesar del susto del cierre, hubo fiesta. Los Kings arrimaron en el tercer cuarto, complicaron en el epílogo y estuvieron a punto de dar el golpe.

Sin embargo, la ventaja obtenida antes del descanso largo (41-31) resultó determinante para Garnett y compañía. El MVP de la temporada hizo un partidazo, anotó 32 puntos, bajó 21 rebotes y levantó a todo el estadio con un triple, a pesar de no ser un especialista desde los 7.24 metros.

El socio de "KG" fue Cassell, un jugador discontinuo, que llegó a los "Wolves" para repetir lo que hizo en Houston, donde fue campéon, y no falló. El base terminó con 23 anotaciones y un casi perfecto 10/11 desde la línea de los suspiros.

La buena noticia para Minnesota en esta eliminatoria fue la notable recuperación de Wally Szcerbiak, quien se perdió toda la serie ante Denver, pero está de vuelta. El escolta aportó 10 tantos y puede ser una pieza importante en el mejor equipo de la costa del Pacífico.

Lejos de la fiesta de los "Wolves" hubo una nueva frustración para Sacramento, que lideró durante gran parte de la fase regular, pero se cayó sobre el final y quedó en la cuarta ubicación, sin localía para la parte más caliente del certamen. En la despedida, los mejores fueron Doug Christie (21 puntos) y Chris Webber (16). (AN).


Comentarios


Abran paso, se viene "KG"