Absuelto por el beneficio de la duda



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El juez Gregor Joos consideró insuficiente la prueba reunida durante la instrucción para condenar a un hombre que llegó a juicio acusado de provocar serios destrozos en una mueblería, y lo absolvió por el principio de la duda.

El denunciante dijo que el imputado le había destruido valiosos muebles y su vidriera al arrojar una mesa contra ella, en tanto que el acusado aseguró que sólo había utilizado el mueble como escudo para protegerse de los golpes que el denunciante quería aplicarle con un palo.

El fiscal le atribuyó a Alberto Kromer, de 43 años, que a las 9.50 del 1 de noviembre de 2005, mientras se encontraba en la carpintería de Pedro Altamirano, ubicada en Brown 636, pidió que le arreglaran una mesa de pequeñas dimensiones, y ante la negativa del propietario la arrojó contra la vidriera y provocó la rotura de un vidrio, de dos espejos y un escritorio de cedro.

Kromer expuso que había sido contratado por el denunciante para trasladar a la nieta en su transporte escolar y que realizó el servicio por tres meses sin que Altamirano le pagara. Dijo que había concurrido varias veces a cobrar sin éxito los 180 pesos del servicio, y que Altamirano le dio una mesa redonda que se desarmó, y que el problema había surgido cuando volvió a la carpintería a pedirle que la reparara.


Comentarios


Absuelto por el beneficio de la duda