Aburrido y tedioso

San Lorenzo y Colón ofrecieron un pálido empate. Veira no se fue.



El partido fue flojo. Tuvo pocas emociones. No hubo grandes figuras. Tampoco situaciones de riesgo que hagan saltar a los hinchas del asiento. El presionado San Lorenzo y el tranquilo Colón igualaron sin goles en el Nuevo Gasómetro. Y estuvo bien. La gente de San Lorenzo, golpeada en su faz anímica, despidió con insultos a su presidente (Rafael Savino), pero cuidó al entrenador Héctor Veira (quiere seguir), y fue testigo de otra tibia actuación de su equipo que no tuvo, especialmente, peso ofensivo. Del lado de Colón, que tuvo muy poca compañía en las tribunas, hubo poquito. Casi nada en la faz ofensiva, algo en el medio con Moreno y Fabianessi y bastante en el fondo con Píccoli. El “Ciclón” arrancó decidido a llevarse a Colón por delante. A atropellarlo de la mano de un Montillo que se fue desdibujando con el correr de los minutos. Que empezó criterioso y terminó apurado y reemplazado. Desde el cuarto de hora Colón empezó a mejorar en el medio pero durante todo el encuentro adoleció de los mismos defectos que su rival: pocas veces la pelota le llegó ‘limpia’ a sus atacantes. La vuelta del “Látigo” Peirone era la esperanza azulgrana. Pero el pibe de los tres goles a Boca sólo tuvo una, a los 29, y reventó el travesaño. Antes y después “vivió” en off-side. Seis veces cayó en posición adelantada. Ah… y Leonardo Moreno siempre resolvió mal. Por el lado de la visita se esperaba mucho de Fuertes, pero siempre estuvo muy solo. Al “Bichi” asistió el “Pipa” Estévez -cada vez que la tocó la hinchada de San Lorenzo lo silbó- y no Giovanni Hernández, “ausente” en el Bajo Flores. El trámite del partido siguió siendo similar en los primeros minutos del complemento. Enredado. Por momentos aburrido. Con algunas arremetidas individuales, pero ninguna tuvo éxito. Lo más interesante fue el centro-tiro al arco de Montillo a los 12 que pifió Peirone en el segundo palo. San Lorenzo tuvo la pelota, Colón esperó la contra que nunca sacó y el encuentro se fue entre toques intrascendentes, centros frontales y pases laterales. Por eso, el 0-0 les quedó bien a los dos. (DyN)

Las horas contadas

Después del 0-0 la gran atención se centró en la sala de conferencias, donde con un rostro inesperadamente tranquilo estaba sentado Héctor Veira. “Estoy entero. No estoy pensando en renunciar. Yo estoy muy bien”, dijo el entrenador, descartando la “esperada” dimisión. En seguida, el “Bambino”, les tiró la pelota a los dirigentes: “Si no me sintiera bien y seguro de este grupo yo sería el primero en darme cuenta y me iría. La decisión es de la comisión directiva”. Por su parte, el presidente de San Lorenzo Rafael Savino salió de su palco y apenas dijo, cuando se le preguntó por la continuidad del entrenador, que “el técnico es el ‘Bambino’ Veira”. Al parecer, este capítulo seguirá el martes cuando se reúna la comisión directiva. Hay quienes aseguran que estuvieron estudiando los números de un importante contrato con Américo Gallego que, entre sus pedidos, ya habló de cinco refuerzos. Un sector de la comisión impulsará una transición de Fernando Areán, ex ladero de Veira. Y el tesorero del club llevará una propuesta accesible de Neri Pumpido. ¿Qué pasará? (DyN)

EL DATO 10 Son los partidos que lleva San Lorenzo sin ganar entre el Clausura y la Copa. Su única victoria en partidos oficiales este año fue ante Boca, por la segunda fecha del torneo local, donde además suma 2 empates y 5 derrotas.  


Comentarios


Aburrido y tedioso