Abuso en Neuquén: no las mató “porque se defendieron”

Así opinó el fiscal general, Jospe Geréz. Las víctimas lo golpearon para liberarse. Buscan al sujeto que abusó de las dos universitarias.



#

La búsqueda del atacante es intensa. Apuestan a la revisión de archivos carcelarios, con referencias precisas - Foto: Yamil Regules.-

JUDICIALES

El sujeto que el mediodía del viernes abusó de dos jóvenes universitarias de alrededor de 20 años en la barda, tras abordarla en los alrededores de Parque Norte y luego llevarlas a punta de cuchillo a cercanías del tercer puente, donde en un sector escondido las sometió a un trato denigrante, responde al claro perfil de un psicópata.

Con numerosos y precisos datos que las jóvenes dieron de él este sábado, en una inspección ocular del recorrido, y alternativas de la horrorosa situación que soportaron, los investigadores lanzaron una búsqueda palmo a palmo, que incluye en modo particular los archivos de los penales de la zona, dato que indica que como les dijo a las chicas, ha estado detenido en cárceles.

“No las mató porque se defendieron. Y en un momento no tuvo otra alternativa que huir. Tiene unos 40 años, mide entre 1,75 y 1,78 metros, de mediana contextura física”, dijo el fiscal general José Gerez, quien con la fiscal de Delitos Sexuales, Soledad Rangone y los investigadores policiales realizó durante una hora y media exactamente el mismo recorrido, con las víctimas relatando lo sucedido.

El funcionario precisó que el atacante sorprendió a las chicas en unos senderos un tanto alejados de los circuitos aeróbicos de Parque Norte y en un principio pensaron que se trataba de un robo.

“En un sector escondido, un ‘cajón’, las sometió al abuso, siempre amenazándolas de muerte con el cuchillo. En un momento una de ellas lo golpeó en la cabeza con una piedra y lo hizo caer, pero se levantó y comenzó a patearla a ella. Esta acción hizo reaccionar a la otra víctima, quien también lo golpeó con una piedra y lo dejó aturdido”, relató Gerez.

Una de las chicas, que a esa altura estaban desnudas, corrió en busca de ayuda y fue auxiliada por un hombre. Según las víctimas el agresor se vio desorientado y no supo qué hacer, optando por huir.

“La recorrida que hicimos, con las víctimas relatando minuciosamente tanto las alternativas del hecho como describiendo al atacante, particularmente sus amenazas, pocas veces se ha hecho y nos permitió, merced a la fuerza de voluntad de las jóvenes, trazar un acabado perfil del sujeto”, comentó Gerez.

Hasta el sábado, los elementos que se analizaban para dar con el agresor eran huellas dactilares que quedaron en los teléfonos de las víctimas y restos de material genético que podrían servir para estudios de ADN.

También se realizaba un dibujo del rostro del atacante a partir de la descripción de las jóvenes. Una de ellas es conocedora de la zona por donde salieron a correr, lo que le permitió en un momento crucial orientarse para ir a buscar ayuda.

“Les dijo que había matado a su mujer y había estado en la cárcel. Por las palabras que usó es claro que usó lenguaje de una persona que ha estado privado de la libertad”, dijo el fiscal.

Agencia Neuquén.-


Comentarios


Abuso en Neuquén: no las mató “porque se defendieron”