“Acá nadie actuó fuera de la ley”

El subcomisario Mario Colil había salido en el momento en que ocurrió el hecho



A partir de los hechos ocurridos el 9 de febrero en la subcomisaría 66 de Mainqué, no sólo ha tomado intervención la Justicia para echar luz sobre lo sucedido, sino que también la Policía inició un sumario interno para establecer responsabilidades.

El subcomisario Mario Colil, que está a cargo de la unidad policial de Mainqué, y que estaba el día en que ocurrió el incidente, señaló que “la policía actuó dentro de la ley; se dio aviso a los jefes de la Regional, al juez y ellos se hicieron presentes en la unidad”.

En cuanto a lo ocurrido el 9 de febrero, indicó que a las 20:45 se recibió el alerta sobre el robo en el colectivo de la empresa Ko-Ko, y que a las 21:05 los jóvenes fueron requisados e ingresados al calabozo.

“En ese momento salí a comprar una tarjeta para el celular para informar a la Regional, y no fueron más de cinco minutos que me ausenté, y cuando llegué estaba Mosoni el oficial de guardia, un civil el damnificado por el robo, y los dos jóvenes caminando en el pasillo, estaban enrojecidos y con ollín. Ahí me enteré que se habían quemado. Inmediatamente se dispuso el traslado al centro de salud local”, agregó Colil.

El subcomisario agregó que al momento de ser detenidos se secuestraron elementos que llevaban los jóvenes, en tanto que posteriormente fueron requisados antes de ingresar al calabozo “pero la requisa no es tan exhaustiva, así que pueden haber ingresado con un encendedor entre la ropa interior”.

“Cuando vi a los dos jóvenes caminando en el pasillo no pensé que las lesiones fueran de tanta gravedad. Acá nadie actuó por fuera de la ley, se comunicó de la situación a la Regional y al juez, y se han hecho peritajes para que se pueda aclarar toda esta situación”, comentó finalmente.

El juez Emilio Stadler que entiende en la causa, dispuso por su lado citar a indagatoria a la totalidad de los uniformados que estaban de servicio ese día.

Precisamente el magistrado estuvo en la subcomisaría en la madrugada del 10 de febrero, es decir unas horas después de ocurrido el incidente, acompañado por el fiscal Miguel Fernández Jahde. El magistrado determinó la clausura del calabozo, y la realización de una serie de medidas periciales a cargo de personal de Bomberos Voluntarios y del gabinete de Criminalística.


Comentarios


"Acá nadie actuó fuera de la ley"