Acreedores: se conforman con el 60% de adhesión

BUENOS AIRES (ABA).- El gobierno nacional está ultimando los detalles para iniciar el proceso final de la reestructuración de la deuda pública, a la vez que considera ahora que se podrá calificar de exitoso un nivel de adhesión del 60 por ciento.

Así lo anticiparon a "Río Negro" funcionarios del Ministerio de Economía, quienes repitieron que no se puede comparar los niveles de adhesión que tuvieron los canjes de bonos durante la década del '90 con el nivel de magnitud del default actual y que sobre esta nueva base, el éxito estaría marcado por un porcentaje algo superior a la mitad del total de acreedores.

"En realidad, nosotros consideramos que en el mercado local vamos a tener un nivel de adhesión muy importante y ahora vemos que en el exterior paulatinamente está empezando a cambiar el panorama", resaltó el mismo funcionario del Ministerio de Economía de la Nación.

Esta cifra de adhesión que el Gobierno califica como exitoso está muy lejos del 80 por ciento mínimo que pretende el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, desde la administración central están dispuestos a continuar con la propuesta para la deuda formulada, en donde se contempla una quita del 75 por ciento, a tal punto que en el proyecto de Presupuesto para el próximo año se incluirá una proyección del pago de deuda en default como si hubiera sido aceptada en su totalidad.

Otro funcionario del entorno del ministro de Economía, Roberto Lavagna, explicó que "en el proyecto de Presupuesto va a figurar una cifra de pago de deuda defaulteada de 3.000 o 3.500 millones de pesos, lo cual supone una aceptación global a la propuesta".

De todas formas, en el Ejecutivo hay un clima más optimista con relación a las negociaciones con los acreedores. En ese sentido, fuentes gubernamentales aseguran que la decisión de haber dejado "congelado" el acuerdo con el FMI fue una señal "contudente" de firmeza contra "quienes presionan para cambiar la propuesta que ya se lanzó".En las últimas horas se incrementó el rumor sobre una eventual ruptura interna del poderoso Comité Global de Acreedores de la Argentina, dirigido por el estadounidense Hans Humes y el italiano Nicola Stock. También hay optimismo con respecto a la decisión del gobierno de Estados Unidos de mantenerse alejado de las negociaciones con los acreedores.

"Hubo un cierto guiño de la administración de George Bush para que la Argentina continúe adelante con sus negociaciones, sin entorpecer esas conversaciones", afirmó la misma fuente de Gobierno. Ese funcionario resaltó que fue muy importante las recientes expresiones de John Taylor, subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, al afirmar que le parecía correcto la decisión adoptada por la Argentina con relación al FMI.Claro que Taylor también puntualizó la necesidad de que el Gobierno argentino llegue a un acuerdo amplio con sus acreedores.

Por lo pronto, en Economía tomaron esos conceptos como un visto bueno para que el Gobierno pague al FMI sólo 1.300 millones de dólares de los 2.300 millones que tiene de vencimientos con ese organismo."Ya está decidido que esos 1.000 millones que quedan pendientes pasarán para el próximo año, porque así lo permite el acuerdo con el Fondo. Todo esto se va a cerrar la próxima semana cuando venga Rato", agregó.


Comentarios


Acreedores: se conforman con el 60% de adhesión