Acuerdo parcial para que Zelaya vuelva al poder en Honduras

Los negociadores llegaron a un consenso para destrabar la crisis. Hoy se definiría. Micheletti asegura que es la Corte, y no el Congreso, la que debe hacer la restitución.



#

Expectativa en la calle para que se encuentre una salida al conflicto. El presidente depuesto se mostró conforme con la propuesta y estaría dispuesto a aceptar los cambios que pide Micheletti.

TEGUCIGALPA (AP/AFP/ DPA).- Los equipos negociadores que buscan una salida a la crisis política en Honduras alcanzaron ayer un principio de acuerdo sobre el punto que se refiere a la reinstalación del presidente depuesto Manuel Zelaya. Sin embargo, una divergencia planteada por el gobierno de facto sobre si la medida debe hacerla la Corte o el Congreso demoraba una solución final a la crisis.

Fuentes diplomáticas que aseguraron que Zelaya volvería al poder hacia fin de año sólo para entregarle la banda presidencial a quien resulte ganador en las elecciones adelantadas para el mes próximo.

El presidente de facto, Roberto Micheletti, afirmó que hasta el momento “no hay ningún acuerdo” por una divergencia sobre si la restitución debe decidirla el Congreso o la Corte Suprema. “Están pidiendo que sea el Congreso el que determine si él puede regresar o no, pero éste es un asunto legal, definitivamente es la Corte Suprema de Justicia”, declaró Micheletti. Con esta frase, deslizó que el acuerdo que le presentaron esta tarde es posible, más allá de quién lo legitime. En un comunicado, el gobierno de facto precisó que “en el día de mañana (jueves) los equipos de negociaciones retomaremos el diálogo”.

Vilma Morales, vocera del equipo negociador de Micheletti aclaró anoche que avanzan con “prudencia y moderación” en la negociación. El anuncio de Morales le quito presión al ambiente, ya que desde la tarde se venía anunciando que había un acuerdo y se habían convocado las partes a reiniciar las negociaciones por la tarde. La delegada de Micheletti confirmó que “hasta este momento todavía no hay ninguna posición definitiva” en torno al regreso al poder de Zelaya.

Zelaya, refugiado en la embajada de Brasil, también evaluaba la propuesta acordada por sus negociadores con los de Micheletti para poner fin a la crisis política que desató el golpe de Estado del 28 de junio.

El despuesto mandatario dijo anoche que está dispuesto a discutir cambios en la propuesta acordada en el diálogo con el régimen de facto . “Si hay cambio en el texto se vuelve a la mesa y se vuelve a discutir, démosles la facultad a las comisiones”, dijo Zelaya, quien no reveló si de su lado hubo consentimiento al documento sometido a consideración de él y del gobierno de facto.

Zelaya no quiso referirse a las declaraciones de Micheletti, según el cual la divergencia está en que la otra parte pide “que sea el Congreso el que determine” si puede haber restitución, pero de su lado opina que “definitivamente es la Corte Suprema de Justicia”.

El mandatario derrocado en un golpe de Estado el 28 de junio confirmó que las negociaciones continuarán hoy pero tampoco se refirió al plazo que fijó para que hoy a la medianoche concluya el diálogo. Los negociadores habían anunciado por la tarde que habían consensuado un documento sobre el punto relacionado con la restitución, pero no revelaron la propuesta.

“Hemos logrado consenso sobre un texto único en el punto seis (que implica la vuelta de Zelaya al poder)… no puedo hablar del contenido del texto porque si incumplo el compromiso podría incomodar a la otra parte´´, dijo en conferencia de prensa el miércoles Víctor Meza, uno de los negociadores por parte de Zelaya.

Las comisiones negociadoras se reúnen desde la semana pasada en busca de una salida a la crisis y aseguran haber encontrado acuerdos en todos los puntos del pacto. Esos puntos incluyen uno en que las partes renuncian a una amnistía y otro en el que Zelaya desiste de su intención de promover una constituyente, ya quedaron firmados. “En ningún momento fue solicitada una amnistía, el presidente Zelaya no la estima necesaria y la otra parte tampoco´´, dijo Mayra Mejía . Añadió que ese punto queda sujeto a que el estado hondureño pueda garantizar procesos judiciales imparciales “que hasta ahora no lo hemos visto´´.

En la víspera, Vilma Morales, vocera del grupo negociador del gobierno de facto dijo que “la Constituyente es un tema ya se discutió y está suscrito por ambas partes´´. Zelaya advirtió recientemente que el 15 de octubre es la fecha límite para concluir las negociaciones. El Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado anunció que si no hay una solución, comenzará acciones para desconocer las elecciones.


Comentarios


Acuerdo parcial para que Zelaya vuelva al poder en Honduras