Acusados, vinculados, protagonistas




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

En la denuncia penal y en las declaraciones testimoniales que constan en la Justicia y las hechas ante este diario hay varios involucrados.

• Ignacio Benavídez, director de la sede en Milán del BHA. Lo acusan de presionar a Serri para que ceda la operación del crédito a la Corimec. Solighetto lo acusa de ser uno de los responsables de la corrupción por parte del banco. También Torres lo incrimina.

• Delfín Rapado, director del BHA en Madrid. Acusado por Torres de soborno hacia él para incriminar a Solighetto.

• Felipe Núñez, uno de los directores generales del BHA en Madrid. Sospechado de ser quien ofreció por teléfono dos millones para sobornar a Torres e incriminar a Solighetto.

• Contreras, co-director del BHA en Buenos Aires. Le atribuyen haber preguntado a Torres cuánto dinero quería.

• Antonio Donadeu Farnés, director del BHA en Buenos Aires. Torres le atribuye en su declaración graves expresiones sobre la Argentina y la SIDE.

• Carlos Ruckauf, ex embajador en Italia y ex vicepresidente de la Nación. Vittorio Serri lo involucra en la maniobra para favorecer a Corimec.

• Giorgio De Lorenzi. Representante del Banco Ciudad en Italia. Serri asegura que le pidió 50 millones de liras y está convencido de que actuaba por orden de Ruckauf.

• José Luis Manzano. Ex ministro del Interior. Lo menciona Serri cuando habla del grupo de las tangentes. Diputado nacional durante la tramitación del crédito.

• Guillermo Hessingher, entonces segundo del ministro Mera Figueroa. Se lo incrimina como cómplice de la trama tendiente a sacarle el crédito a los Serri y dárselo a los Castiglioni. Se le atribuye haber falsificado la firma del director de Contabilidad y Finanzas, Luis Orbiso.

• Estudio Marval y O’ Farrell. A Miguel O’ Farrell se lo acusa de cambiar la valoración de un dictamen a pedido de funcionarios argentinos con el fin de bloquear el crédito a los Serri.

• Miguel Angel Vicco, ex asesor presidencial. Vinculado al representante de Corimec en Argentina. En declaraciones periodísticas recogidas por ANSA en 1994, Serri lo menciona en el grupo responsable de la maniobra de las tangentes.

• Roberto (fallecido tiempo atrás) y Enrique García. Sobre este último, el empresario Serri asegura que fue a Milán junto a otras dos personas, entre ellas “un hombre enviado por el ex embajador en Paraguay, Juan Carlos Rousselot” a cobrar la tangente. También el primero es involucrado por Serri.

• Horacio Massaccesi. Ex gobernador de Río Negro. Puso su firma en una nota donde compromete el petróleo crudo rionegrino en cantidad necesaria para avalar la operación Corimec-Kolding. Su nota y el detalle que hizo su subsecretario Carosio fueron fundamentales para que la SACE otorgara cobertura al crédito. Pero no pidió permiso a la Legislatura ni informó a la población de la provincia.

• Emilio Carosio, subsecretario de Energía de Massaccesi. Estampó su firma en un informe sobre libre disponibilidad y previsiones de gas y petróleo para garantizar la operación Kolding. Dice que no se acuerda, pero su pormenorizado informe -pedido por el Banco Hispano Americano- fue hecho ante el Consulado General de Italia en Buenos Aires.

• Francisco Mayorga, titular del Ente Nacional de Turismo. Había firmado acuerdos de complementación con Massaccesi. Se asocia a la operación Corimec-Kolding para la construcción de dos hoteles cuatro estrellas en Córdoba y Mendoza. Serri lo incrimina.

• Emir y Carim Yoma. En declaraciones recogidas por ANSA en 1994, Serri lo menciona en el grupo responsable de la maniobra de las tangentes.

• Erman González. Ex ministro de Economía. Avaló la operación Corimec.

• Massimo dal Lago. Representante de Corimec en la Argentina. Se lo vincula al ex asesor Vicco y a Basualdo.

La generosa mano de Río Negro

Como reveló con detalle y pruebas “Río Negro”, el gobierno de Horacio Massaccesi se prestó insólitamente a la maniobra.

Lo hizo co-avalando un crédito que favorecía a Corimec, de los empresarios Castiglioni y Braghieri, para dos hoteles que ni siquiera iban a ser construidos en Río Negro.

Para la co-garantía, la provincia empeñaba su patrimonio: ponía a disposición todo su petróleo y gas, para colmo a escondidas de la Legislatura y de la población.

Quedó demostrado en la investigación de setiembre de 1999 que el firmante de la garantía, el ex subsecretario de Hidrocarburos, le mintió a “Río Negro” cuando dijo desconocer la operación.

La gigantesca maniobra, en síntesis

El ex codirector del Banco Hispano Americano en Milán demanda al Estado argentino y el Banco Santander Central Hispano. Los acusa de pretender coimas en relación con una millonaria operación crediticia.

Avalan la denuncia el empresario italiano Serri, el empresario argentino Armando Torres y el ex funcionario del ministerio del Interior, Adalberto Orbiso. Ellos dan detalles de la trama de tangentes, sobornos, presiones y amenazas de muerte.

• Todo comienza con un crédito para construir 50 centrales de GNC “llave en mano”, un negocio que debía llevar adelante la empresa de los hermanos Serri llamada Macchine Alimentari Trasporti (MAT), especializada en instalaciones industriales, junto a la mutual de taxistas argentinos (AMCTA). En el proyecto estaba la petrolera italiana Agip.

• Dos consultoras legales dieron el visto bueno (incluida una argentina de la que participaba el actual miembro de la Corte, Antonio Boggiano). El Estado argentino salió de garante y la provincia de Formosa de co-garante. El Estado italiano decide aprobar la operación, para lo cual emitió una póliza a través de su máximo órgano asegurador, la SACE.

• A los Serri (que adelantan dinero propio a la Argentina porque estaban seguros de que cobrarían el préstamo), se les pide una coima del 5% de una parte del crédito. Se niegan a pagar.

• Desde el Banco presionan a Serri para que ceda su proyecto de las estaciones de GNC a la Corimec de los hermanos Castiglioni y Leopoldo Braghieri, emporio de la construcción en Piacenza, Italia. Se trata de quienes obsequiaron la Ferrari 348 a Menem. Serri no cede.

• El estudio jurídico que dio el dictamen (Marval y O’Farrell) se retracta inesperadamente. No obstante, Boggiano no se presta al juego y renuncia a la sociedad del estudio.

• También inesperadamente el ministerio del Interior desconoce la garantía que firmó un funcionario designado al efecto.

• Bloquean el crédito a Serri y el empresario va a la quiebra, acuciado por sus acreedores, por el dinero enviado y no recuperado y el préstamo no cobrado.

• Los operadores de la maniobra usan entonces la misma estructura del crédito para asignársela a los Castiglioni y Braghieri, con otro fin: la construcción de dos hoteles cuatro estrellas en Córdoba y Mendoza.

• El crédito de los hoteles -tramitado sobre la estructura calcada del primer préstamo- tiene esta vez al Enatur de Mayorga como socio. El entonces ministro de Economía Erman González avala el crédito. La provincia de Río Negro sale de co-garante, poniendo a disposición todo el gas y el petróleo de la provincia sin permiso legislativo.

• La SACE emite la póliza del seguro confiando en la legalidad de la documentación y cobra una prima de 1.500.000 dólares. - Pero las denuncias de coimas llegan al Banco español, por lo que la entidad decide abortar el crédito. Se lo comunica a la SACE y ésta devuelve el premio.

• A Solighetto lo echan. Lo mismo hizo el ministerio del Interior con el funcionario que firmó la garantía.


Comentarios


Acusados, vinculados, protagonistas