Acusan a Menem de encubrir el atentado a la AMIA

Desde el gobierno aseguran que fue para que no se descubrieran sus vínculos con Irán. La acusación está en dirección de la pista siria, investigada por "Río Negro" y cuestión que desde hace varios años está en el centro de los temas a dilucidar





Alejandro Rúa, el funcionario designado por el gobierno para investigar el atentado a la AMIA aseguró que el ex presidente Carlos Menem intentó que la Justicia no investigara a fondo el atentado para que no salieran a la luz sus relaciones con Irán y Siria. Sostuvo la hipótesis de que los ataques a la embajada de Israel y a la AMIA fueron represalias de esos países por el incumplimiento de promesas en la venta de armas.

Al lanzar sus sospechas en una entrevista con el diario «La Nación».

«El encubrimiento y el atentado no son cosas azarosas e independientes. La investigación del encubrimiento aporta luz sobre el atentado, y viceversa», dijo Rúa.

Precisamente la «pista siria» en el atentado de la AMIA, que expresa el funcionario, ha sido la que «Río Negro» reveló y profundizó en una investigación elaborada por periodistas de este diario, publicada del 11 al 13 de enero de 2000. En los últimos años esa línea de investigación está en el tapete.

Rúa sostuvo que «hay líneas de pesquisa que en su momento no fueron bien analizadas. Está este famoso llamado de Kanore Edul, que nos parece importante. Hay información sobre personas de su círculo». Al respecto consideró que «la SIDE sabía de la situación sospechosa de la embajada de Irán, sabía de una operación en marcha. Es una falsa disyuntiva la que se plantea: «Por qué en vez de estar ocupándose de Menem no se ocupan de Rabani». Las dos cosas».

Sobre el papel de Menem en el encubrimiento, respondió que «hay referencias de financiamiento de la campaña electoral por iraníes o libios, para ayudarlo a ser presidente y a profundizar las negociaciones vinculadas con provisión de armas y tecnología nuclear. A la vez hay información en el expediente sobre el modo en que esas negociaciones se llevaban adelante de una manera poco clara. Y un presunto incumplimiento de promesas. Una suspensión de los embarques que motivó el primero de los atentados. Y cuando después del atentado a la embajada de Israel se cortó definitivamente la negociación, la represalia final fue AMIA». Menem no

quería que se investigara «para que no se supiera su conexión con Irán, el oscuro financiamiento de su campaña electoral y las peculiares negociaciones mantenidas durante los primeros años de su gobierno».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Acusan a Menem de encubrir el atentado a la AMIA