“Adela Sánchez de Abal: su tarea en pos del folclore”



#

La foto del lector

Nuestro afán de buscar y homenajear, a través de los escritos, a aquellos que escribieron la historia neuquina y valletana nos lleva hoy a recordar a doña Adela Sánchez de Abal como practicante del folclore en estas tierras, y porque hace pocos días dejó este mundo.

La palabra tradición deriva del latín “tradere”, voz formada por tra (más allá) y dare (dar), que quiere decir donación o legado. Es lo que identifica a un pueblo y lo diferencia de los demás, es algo propio y profundo, un conjunto de costumbres que se transmiten de padres a hijos.

El Día de la Tradición se celebra el 10 de noviembre, cuando nació el escritor José Hernández, defensor del arquetípico gaucho y autor del inmortal “Martín Fierro”, obra cumbre de la literatura gauchesca. La idea de institucionalizar un día que conmemore las tradiciones gauchas correspondió al poeta Francisco Timpone, que lo propuso en diciembre de 1937. El 6 de junio de 1938 la agrupación presentó ante el Senado de la provincia de Buenos Aires una nota pidiendo que se declare el 10 de noviembre como Día de la Tradición. La aprobación ante la Cámara de Senadores y Diputados fue unánime.

En el siglo XX un grupo de vecinos neuquinos anhelaba promover el arte de la equitación y los valores folclóricos de nuestra tierra. Poco a poco se fue pergeñando la idea de la creación de un club que cumpliera con esos objetivos: así nació el Club Hípico y Tradicionalista, que se regía con un estatuto que dio origen a la institución. En cuyos principales renglones establecía “practicar, rememorar, inculcar y difundir todo cuanto tenga una radicación en nuestras tradiciones, costumbres, música, danza y todo cuanto abarque el argentino”.

Hoy en nombre del Club Hípico y Tradicionalista de Neuquén quiero recordar a Adela. Nació en la ciudad neuquina el 24 de abril de 1920 en la calle Alcorta al 100. Su casa se ubicaba donde ahora está emplazada la sede de Tarjeta Naranja, según recuerda una de sus nietas, autora del relato. Hija de Dora Reyes y Manuel Sánchez; concurrió a la Escuela Primaria Nº 2. En la década del 40 se casó con Mario Osvaldo Abal, nacido en la provincia de Bs. As., que había arribado a esta zona de la mano de Gendarmería Nacional. De esa unión nacieron dos hijas: Amancay Alicia (fallecida tempranamente) y Marta Beatriz, quienes les dieron cinco nietas y seis bisnietos.

Su amor por el folclore siempre fue muy grande: además de su participación en el club mencionado, formó parte de la delegación –como delegada– que en 1964 obtuvo el primer premio en Cosquín. Recordemos que el profesor Héctor Lombera había formado la Agrupación de Arte folclórico, que con el conjunto los Quilli Neuco obtuvo el premio.

Cuando enviudó, ingresó a la Municipalidad neuquina, de la que se jubiló a los 72 años, con 30 años de servicio.

Adela partió el 9 de junio pasado, a los 96 años, en su casa céntrica en la que, desde su ventana, vio crecer a Neuquén, esa ciudad a la que tanto le bailó. En la foto la vemos danzando con el Dr. Gregorio Álvarez, dos neuquinos entusiastas de las tradiciones.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256


Comentarios


“Adela Sánchez de Abal: su tarea en pos del folclore”