Adentro, convención formal; afuera, rosca y más rosca

La UCR rionegrina realizó ayer en Choele Choel un encuentro interno más, sin definiciones de trascendencia. El condimento de la jornada estuvo en las múltiples reuniones previas. Saiz y Lázzeri explicaron cómo será la reforma política.



CHOELE CHOEL (AVM).- El radicalismo rionegrino simplemente cumplió ayer con una formalidad.

Un trámite sin demasiadas discusiones, como fue la convención del partido que se desarrolló en ayer en Choele Choel. Los debates más importantes se dieron por fuera de esta convocatoria. Por caso, el más importante de ellos se dio en la reunión previa que sostuvieron los intendentes y funcionarios provinciales, donde se planteó la intención de algunos jefes comunales de que el estado provincial pague las tasas municipales. La resolución de este tema está directamente emparentada en la redefinición del reparto de las coparticipaciones.

La liturgia radical, como siempre sucede, estuvo rodeada de una serie de reuniones previas. “Rosca”, como dicen los propios radicales.

Demasiadas, según indicaron algunos militantes, para una convención que pasará al olvido en pocos días.

Para citar sólo algunas de esta reuniones, el viernes por la noche hubo encuentro de los sectores internos, ambos en Chimpay. Y ayer, previo a la asamblea de convencionales, se juntaron por un lado los intendentes y los funcionarios municipales; en otro sitio de la ciudad la juventud del partido; en otro los convencionales de la roja y blanca y en un hotel los de línea interna de los blancos.

En realidad esta convención tuvo como objetivo central sostener que todo el partido se encuentra alineado tras el gobierno de Miguel Saiz. Retórica partidaria que no alcanzó a sustentar que el radicalismo no se reunió ayer para debatir internamente sino para cumplir con una obligación.

Un ejemplo de esto es que si bien la convención comenzó con más de dos horas de atraso, terminó mucho antes de lo previsto.

En el encuentro, que se desarrolló en la sala de teatro del Sportsman Club, se trataron pocos temas. Sin dudas los dos principales fueron la reafirmación de una política de alianzas del partido, que fue defendida a fondo por el ex gobernador Pablo Verani, y la hasta ahora abstracta reforma política que quiere llevar a cabo el gobierno.

Este último tema fue el que despertó mayor interés, sobre todo porque -como sostuvieron algunos convencionales radicales- no se conoce de manera concreta aún el alcance pretendido para la reforma política. Por eso, en primer lugar el ministro de gobierno, Ivan Lázzeri, y luego el propio gobernador Saiz, tuvieron que explicar la iniciativa.

Según Saiz, es tratar de comenzar a discutir los temas que interesan a los rionegrinos, para construir desde el diálogo nuevas estructuras o reformar algunas si es necesario.

Pero si bien hasta ahora Saiz se ha mostrado cauto en las declaraciones, ayer en su discurso no se olvidó de fustigar a la oposición, calificándolos de contradictorios y demagógicos, al impulsar ahora proyectos que son diametralmente opuestos a los que esgrimieron durante la campaña.

Durante su mensaje de cierre de la convención también dio un informe de su gestión, a cuatro meses de haber asumido.


Comentarios


Adentro, convención formal; afuera, rosca y más rosca