Admiten crítica situación sanitaria en Bariloche

Desde el hospital descartan que el sistema esté al borde de un colapso. La actual ampliación de ese centro de salud no incorpora más camas. Reprochan al Deliberante que recién ahora se interese en el tema.



#

Internación y atención ambulatoria son los sectores de mayor crisis en la ciudad lacustre.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- El sistema de salud de la ciudad continúa sufriendo un severo déficit de internación y atención ambulatoria que jaquea los servicios públicos y privados, pero no está al borde del “colapso sanitario” denunciado por algunos concejales.

Tal fue la evaluación del director del Hospital Zonal y presidente de la IV Zona Sanitaria, Felipe De Rosas, quien no obstante consideró “muy interesante que el Concejo Municipal ponga en agenda un problema que venimos planteando desde hace dos años” y que fue comunicado permanentemente al Consejo Local de Salud. “No pasamos de la nada al colapso en un ratito” advirtió.

La edila Irma Haneck -referente del Deliberante ante el CLS- sostuvo el jueves que “la situación es tan crítica que en poco tiempo se podría hablar de declarar la emergencia sanitaria”.

La preocupación planteada antecedió al pedido de informes cursado al Ministerio de Salud por las demoras en la construcción del centro de salud Las Quintas y es producto del malestar provocado por la próxima inauguración de las áreas técnicas y la sala de espera del nuevo hospital sin los servicios indispensables para que entre en funcionamiento.

De Rosas explicó que la inauguración tendría lugar entre el 15 y el 20 de diciembre por “cuestiones de agenda de las autoridades” pero que las nuevas instalaciones no entrarán en funciones hasta contar con el equipamiento, la infraestructura y el presupuesto necesarios.

En esta primera etapa no está prevista la instalación de nuevas camas de internación porque el sector próximo a inauguración está destinado a prestaciones ambulatorias, estudios complementarios, administración y docencia. Pero su pronta habilitación permitiría desafectar otras dependencias del viejo edificio que albergarían unas 12 camas de Ciudados Intermedios.

Las casi 80 plazas de internación que sumará el nuevo nosocomio público están concentradas en la segunda etapa de obras que se licitará a principios de 2008, junto con los tres centros de salud pendientes: Malvinas, Las Quintas y Frutillar.

“La situación que tenemos es crítica con respecto a las camas de alta complejidad, terapia intensiva y de cuidados intermedios, no así en las camas del área materno-infantil, y este es un problema que se da tanto a nivel público como privado” detalló De Rosas.

En la última ronda de consultas realizada con los sanatorios, la ministra Adriana Gutiérrez y el municipio -de cara a la temporada estival- se evaluaron la disponibilidad actual y las ampliaciones previstas por el sector privado.

En esa instancia se planteó la necesidad de hacer un uso más racional de la plazas disponibles, ajustado a criterios médicos de internación y no a la cobertura de obras sociales y prepagas; de reforzar la prevención de accidentes y control de alcoholemia.

“En la última ronda de consultas realizadas aparecen algunas perspectivas de ampliación (de camas de internación): una por parte del Sanatorio San Carlos, que ya compró el terreno contiguo pero necesita cierta habilitación municipal e inversión, y hay otra posibilidad en el HPR-Sanatorio del Sol” informó.


Comentarios


Admiten crítica situación sanitaria en Bariloche