Admiten fallas en la verificación de los conductores



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- El delegado regional de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte, Alfredo Rodríguez, dijo que ese organismo no tiene estructura suficiente para verificar que todos los choferes de larga distancia cumplan con el descanso reglamentario.

Dijo que en la práctica la garantía de que no haya conductores mal dormidos depende en buena medida “de la responsabilidad de las empresas”. En su sede barilochense la CNRT cuenta sólo con dos inspectores más el delegado, con responsabilidad sobre todo el transporte de pasajeros y cargas que circula por Río Negro y Chubut.

Las falencias en la fiscalización en la terminal local fueron puestas en evidencia por el programa de tevé CQC. En su emisión del miércoles el cronista Daniel Malnatti documentó la partida de un ómnibus de Vía Bariloche hacia Buenos Aires con choferes que habían llegado el mismo día desde esa ciudad y sólo descansaron cuatro horas.

Rodríguez tuvo su minuto de fama al ser interpelado ante las cámaras por Malnatti. No le quedó más que comprobar la infracción denunciada y retener la salida del ómnibus unos 20 minutos, hasta que la empresa cambió los choferes.

El funcionario dijo que encuentran con cierta frecuencia datos falseados en las libretas de trabajo que cada conductor debe llevar consigo, y donde constan los horarios de arribo y llegada de los viajes a su cargo.

Muchas veces esa irregularidad salta cuando los inspectores recuerdan haber visto al mismo chofer en Bariloche 48 horas antes, de modo que es imposible que haya viajado a Buenos Aires ida y vuelta con el descanso establecido, como pretende demostrar la libreta.

Rodríguez señaló que en esos casos las multas son aún más onerosas, pero no supo precisar los montos, porque los sumarios abiertos a partir de sus actuaciones “tramitan por completo en Buenos Aires”.

Aclaró que “las empresas saben que se exponen a sanciones económicas y si son reincidentes también pueden perder los permisos”. No obstante aseguró desconocer si hay casos que hayan llegado a ese extremo, a pesar de que la falta de descanso de los choferes es señalada como una transgresión corriente y suele ganar los titulares periodísticos ante cada accidente carretero que involucra un micro de pasajeros.

La nota de CQC mostró al periodista megáfono en mano reclamando la presencia de la CNRT mientras impedía la salida del micro en pleno playón de la terminal. Los choferes lo increparon, al igual que algunos pasajeros, pero ninguno pudo desmentir la violación de la ley que establece las 12 horas de descanso entre un viaje y el otro.

Rodríguez aseguró que la conducta del público es “llamativa”, dado que por lo general “se dividen por mitades los pasajeros que están de acuerdo con el control y los que protestan y no les importa viajar con un chofer agotado”.

Sólo en relación con Bariloche (aunque su jurisdicción es mucho más amplia), Rodríguez explicó que la fiscalización de todos los micros “es imposible”. Dijo que en estos días tienen en la terminal local un promedio de 50 entradas y salidas diarias. Y en temporada alta llegan a 150, entre servicios de línea y chárters.

Señaló a modo de descargo que la CNRT es un organismo “regulador”, cuyo objetivo es el de “prevenir”, y por ello “es fundamental la colaboración y la buena fe de las empresas”. También refirió que la fiscalización de la situación laboral de los choferes es competencia del Ministerio de Trabajo.

Dijo que la CNRT no puede hacer controles exhaustivos sino sólo muestreos, que en ningún caso llegan al 20% de los colectivos en circulación. Refirió que sus atribuciones también abarcan otras cuestiones como las cargas, la revisión técnica y los seguros de las unidades y el funcionamiento de los tacómetros.


Comentarios


Admiten fallas en la verificación de los conductores