Advierten sobre perjuicios a la salud por los recientes incendios

La inmunóloga Clorinda Costa alertó sobre la necesidad de realizar controles sanitarios básicos a bomberos o a vecinos

Salud

La inmunóloga Clorinda Costa alertó sobre la necesidad de realizar controles sanitarios básicos a bomberos o a vecinos de los recientes focos de incendios registrados últimamente en la Provincia de Río Negro.

A su criterio los que estuvieron en contacto directo o indirecto son los que pueden presentar cuadros de urgencia médica como irritación en los ojos, aparato respiratorio y daños pulmonares.

Recomendó, principalmente para los bomberos, una revisión con la toma de placas radiográficas de pulmón, la realización de estudios respiratorios, análisis de sangre y orina. Por lo que se sabe, este tipo de controles no son habituales entre los servidores públicos, a excepción de que algún efectivo que haya participado de las recientes contigencias; manifieste alguna dolencia.

Costa insistió en que “hay controles básicos” como también concretar evaluaciones oftalmológicas porque “las llamas producen rayos infrarrojos que pueden dañar la estructura de los ojos”. Quienes concurren a los frentes de las quemas coinciden en señalar que “los ojos te quedan a la miseria”.

En sus observaciones mencionó que en los siniestros sobre pastizales y vegetación predominan en el humo los gases con presencia de carbón y hollín; y como producto de la combustión de materia orgánica se registra un exceso de monóxido de carbono (que es incoloro e inodoro), lo cual “hace que descienda la concentración de oxígeno en el aire inhalado”.

Agrega, sobre los riesgos a la salud humana, que los gases presentes en el humo resultan “irritantes para los ojos y la vía aérea superior e inferior”, y “se produce una inflamación aguda con bronco espasmo (asma) edema, y daño alveolar; y a medida que falta oxígeno en los tejidos y órganos se va incrementando el daño, y se cambia el metabolismo, por lo que se produce un exceso de ácido láctico”.

Para la inmunóloga “a medida que aumenta la ‘acidosis’ se producen alteraciones neurológicas en el sistema nervioso central con estados de confusión, coma y falla el aparato cardiovascular” por lo tanto “la inhalación de humos constituye una urgencia vital que requiere tratamiento inmediato con oxigenoterapia y asistencia respiratoria mecánica si es necesario.

En cuanto a la población que estuvo expuesta en zonas más alejadas, cuyas cenizas y humos fueron llevados por los vientos; para la especialista padecerán efectos tardíos según la presencia de partículas y humos en el aire que pueden ser tratados en salas de primeros auxilios o consultorios médicos.

Para este tipo de emergencias, a juicio de la especialista, las medidas de seguridad debe incluir antiparras protectoras oculares y máscaras para gases con filtros intercambiables para evitar la rápida saturación. Las dotaciones de bomberos saben que es recomendable el barbijo, pero admiten que “suele no utilizarse”.

Costa es especialista en clínica médica, alergia e inmunología, en Medicina del Trabajo, Ecología y Medioambiente. En 1991 hizo una evaluación de patologías sobre una parte de la población de Viedma que también sufrió las consecuencias de la voladura de polvo del volcán Hudson.

DeViedma


Comentarios


Advierten sobre perjuicios a la salud por los recientes incendios