Aerolíneas: cuatro días para normalizar el servicio

La empresa intenta reprogramar 600 vuelos perdidos.

BUENOS AIRES (DyN).- Las operaciones en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery y el Aeropuerto Internacional de Ezeiza quedarán normalizadas totalmente recién "en cuatro días", luego del paro que encabezaron pilotos y técnicos de Aerolíneas Argentinas.

Así lo ratificó el vocero de la empresa, Julio Scaramella, quien expresó que "estamos tratando de solucionar las demoras por el 50% de vuelos atrasados y tomarnos dos días más para adecuarnos al resto". La empresa reforzó la cantidad de vuelos para el fin de semana en los aeropuertos Jorge Newbery y el internacional de Ezeiza. "Es un tema de cuatro días", insistió.

Ayer se registraron demoras en la salida de los vuelos en las dos estaciones aéreas más importantes. Scaramella indicó que "hemos establecido una programación muy ajustada y adecuada a las circunstancias, para recuperar vuelos que perdimos".

Mientras, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, arremetió contra los huelguistas, al considerar que el paro "fue un método exagerado con re

lación al objetivo perseguido" y sostuvo que "no era necesaria, de ninguna manera, una huelga de nueve días". Asi

mismo, negó que se registre "una conflictividad desbordada" ante la serie de reclamos salariales en diversos sectores y, en cambio, consideró que hay "una conflictividad laboral normal en un país que tiene crecimiento económico" .

Por la medida de fuerza fueron cancelados unos 600 vuelos, resultaron afectados más de 94.000 pasajeros y la compañía de origen español sufrió pérdidas estimadas en 10 millones de dólares. El acuerdo con los dos gremios que encabezaron la protesta: la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA) y la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) establece aumentos para los primeros de 400 y 450 pesos, en tanto que a los pilotos y comandantes les otorgaron incrementos de 600 y 1.000 pesos, respectivamente.

El martes de la semana pasada, el Ministerio de Trabajo había intimado a los huelguistas a acatar la conciliación obligatoria y amenazado con sancionar a los sindicatos con millonarias multas. El jueves por la noche, Tomada y Fernández participaron de una reunión clave en la Casa Rosada, que destrabó la situación, mediante una comunicación con el gobierno de España.

Pilotos niegan un fin político

BUENOS AIRES, (Télam).- El titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Jorge Pérez Tamayo aclaró ayer que el paro de Aerolíneas "no fue político" y destacó el accionar del gobierno nacional para destrabar el conflicto.

Pérez Tamayo consideró que el conflicto se agravó hasta tal punto por "un capricho" de la empresa Aerolíneas Argentinas.

El titular de los pilotos señaló que "sin duda" están satisfechos por el accionar del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, Añadió que no le cabe "la menor duda" de que para solucionar el conflicto intervinieron el presidente Kirchner y el jefe de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Pérez Tamayo entendió que la empresa se sentó a dialogar con los gremios "por presión del gobierno nacional y por el paro". Aclaró que la medida de fuerza "fue suspendida", lo que significa que "aún no se solucionaron los problemas de fondo, pero el solo hecho de que la empresa se siente a negociar da la esperanza de que esto se solucione", entre ellos, "la distribución y eventual recuperación de la flota y la futura estructura salarial".


Comentarios


Aerolíneas: cuatro días para normalizar el servicio