Aerolíneas quedó al borde del abismo

Fracasó la negociación en España y Bullrich amenazó a los gremios que no firman.



Las condiciones que pone el Estado español para aportar fondos que eviten la quiebra de Aerolíneas Argentinas y la oposición de dos de los siete gremios a aceptar cambios en las condiciones de trabajo, hicieron fracasar nuevamente ayer las negociaciones que se desarrollaban en Madrid para salvar a la compañía.

Tras conocerse la noticia, en Buenos Aires, pilotos y trabajadores de Aerolíneas protagonizaron la protesta más fuerte para presionar por el pago de sus sueldos y por una solución definitiva a la crisis: realizaron una sentada en la única pista de Aeroparque.

La medida originó serios trastornos, ya que obligó a desviar aterrizajes hacia Ezeiza, mientras que lo despegues fueron demorados hasta que la Policía Aeronáutica reprimió y logró despejar la pista.

Durante las acciones también se ocuparon dos edificios de Aerolíneas en el centro porteño y obligaron a la permanencia de personal técnico en los hangares de la aerostación porteña y del Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Además, impidieron el embarque de pasajeros en los aviones de Iberia.

Portando banderas argentinas y pancartas gremiales, pilotos y trabajadores de otros sindicatos ocuparon la única pista del aeroparque pasadas las 18 hasta las 19.45.

Los manifestantes fueron reprimidos por la Policía Aeronáutica (PAN) y denunciados ante el juzgado federal de Juan José Galeano, por los delitos de presunta "interrupción de un servicio público y poner en peligro la seguridad aérea", según precisó el vicecomodoro Jorge Reta, vocero de la Fuerza Aérea.

Las negociaciones

Las negociaciones en Madrid del Ministerio de Trabajo fracasaron ayer al negarse la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA) a suscribir el Plan Director que impulsa la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que controla el 85% de la compañía.

La decisión de APTA, a través de su secretario general Ricardo Cirielli, desató la amenaza de la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, de quitarle al gremio la representación de los técnicos de mantenimiento.

Concretamente, con la negativa de APTA la negociación quedó empantanada ya que el Plan Director que impulsa la SEPI es la llave que impone el grupo español para abrir la posibilidad de financiamiento que impida la quiebra de la empresa.

El gremio señaló que el "fracaso" de las negociaciones se debió a la "intransigencia y al menosprecio sistemático" mostrado por la SEPI, que no "evaluó" ninguna de las medidas impulsadas por APTA.

Cirielli dijo, al respecto, que "ahora queda bajo la responsabilidad del gobierno argentino y de la SEPI lo que ocurra de aquí en más", rechazando el movimiento de la ministro Bullrich de adjudicarle la responsabilidad por la imposibilidad de destrabar el conflicto.

La línea de bandera, que se privatizó sin deudas hace una década, tiene actualmente un pasivo de casi 1.000 millones de dólares y todavía no le pagó a los 6.700 empleados los sueldos de abril.

La SEPI anunció el año pasado el denominado Plan Director, que contempla la capitalización de la empresa en 650 millones de dólares, jubilaciones anticipadas, retiros voluntarios, flexibilizaciones laborales y reducciones salariales de hasta 20 por ciento.

Sin embargo, APTA y la Asociación de Aeronavegantes (AAA) que lidera la diputada Alicia Castro, se niegan a firmar esa propuesta.

Por ese motivo, Bullrich anunció que la cartera laboral presentará ante la justicia "todos los papeles" de la negociación por el conflicto de Aerolíneas para que se "estudie la actitud adoptada" por APTA y se "determine si corresponde que continúe con su personería gremial".

No obstante, tanto De la Rúa como el ministro de Economía, Domingo Cavallo, evitaron hablar sobre la eventual quiebra de Aerolíneas.

El jefe del Palacio de Hacienda aseguró que en la reunión que mantuvo el lunes con funcionarios de la SEPI "no se habló de la alternativa de una quiebra de la empresa ni de nada que se le parezca" mientras que De la Rúa confió en que el Estado español "dará una respuesta satisfactoria" para terminar con el conflicto que atraviesa la firma.

(DyN y EFE)

Solidaridad de los pasajeros

Un masivo endoso de pasajes de Iberia a Aerolíneas, se produjo anoche, tras el reclamo de los trabajadores de la empresa aérea de bandera a los viajeros que se dirigían a Madrid.

El vuelo de la empresa extranjera, que partía 21.40, fue vaciado debido a que los pasajeros decidieron cambiar sus tickets por otros de un vuelo de Aerolíneas con el mismo destino que partía a las 21.

Mientras el avión de Iberia mantenía pocos pasajeros, el de Aerolíneas partió con 260 plazas ocupadas, entre las que se encontraba la diputada y titular del gremio de Aeronavegantes, Alicia Castro, y de legisladores que viajan a Madrid para solucionar el conflicto.

Los empleados de Aerolíneas, que tienen a su cargo el check-in, se aproximaron al mostrador de Iberia y convencieron a los pasajeros de Iberia a que aborden el de Aerolíneas.

Los pasajeros que iban a abordar el vuelo de la empresa española se solidarizaron con la situación del personal de aerolíneas y aceptaron cambiar de compañía. (DyN)

Antonio De la Rúa:"Mi papá es un luchador"

Antonio de la Rúa definió ayer a su padre, el presidente Fernando de la Rúa, como un "luchador" que "va a seguir peleando a pesar de las críticas y campañas en su contra" y manifestó su confianza en que su progenitor sacará a Argentina adelante.

Negó enfáticamente estar interesado en comprar un lujoso departamento en Capital para compartir con su novia, la cantante colombiana Shakira, y calificó como "una falsedad total, de principio a fin" las versiones que aseguraban su interés por ese inmueble.

El hijo mayor del jefe del Estado explicó que hace unos meses no trabaja más con su padre y sostuvo que su actual función, cuando está en el país, es la de darle al jefe del Estado su apoyo, "básicamente desde el lugar de hijo".

Tras considerar que el país atraviesa "un momento duro", Antonio remarcó que "ya hay síntomas de que la economía está cambiando" y opinó que "esta es una oportunidad" para salir de la recesión que lleva más de 3 años y ponderó los supuestos beneficios que traerá el megacanje de deuda pública.

Antonio consideró que su padre es "un luchador. Lo veo con muchas ganas de pelear, muy concentrado en que se aproveche esta oportunidad".

La presunta compra del inmueble -un dúplex valuado en 2,8 millones, propiedad de empresario de la construcción Eduardo Constantini fue tratado por varios medios de prensa, pero su publicación en la revista brasileña Veja fue la gota que colmó la paciencia de Antonio: "Ni un pedacito de lo que se dice es verdad".

(DyN e Infosic)


Comentarios


Aerolíneas quedó al borde del abismo