Afortunados



Ganar una vez la lotería es motivo para celebrar. Ganarla dos veces el mismo fin de semana es casi para no creer. Pero eso le ocurrió a un matrimonio estadounidense, que ganó 1.050.000 dólares gracias a que acertaron dos sorteos. El primer boleto lo compraron por 20 dólares en un supermercado en el que se detuvieron cuando viajaban al lago de Greers Ferry. La pequeña inversión les dio un millón de dólares. Al día siguiente, regresaron a sus casas y decidieron festejar, comprando otro boleto. En uno de ellos había un premio de 50.000 dólares.


Comentarios


Afortunados