Agentes de seguridad en las escuelas neuquinas

Además hay edificios con alarma monitoreada.



#

Uno de cada tres establecimientos cuenta con uniformados.

NEUQUÉN

NEUQUÉN (AN).- El conflicto que explotó en la escuela 140 del barrio Don Bosco III sacó a la luz varios fenómenos que subyacen, casi invisibles, en la educación neuquina. Para el caso, casi una de cada tres instituciones educativas de Neuquén cuenta con seguridad policial o privada en la puerta del establecimiento. Y buena parte de las demás, tiene alarma monitoreada por sistema satelital.

La incorporación de un hombre vestido de oscuro en la entrada del establecimiento fue una de las primeras medidas que se tomó el día después del miércoles de furia que se vivió en la escuela de Remigio Bosch.

Hace una semana, la escuela 140 vivió su día más violento después de conocerse la noticia del ataque a una niña en uno de los baños.

Nada fue igual desde ese momento. Las clases dejaron de dictarse, los docentes quedaron en el ojo de la tormenta, surgió el gremio y las directivas primero fueron apartadas, y ahora permanecerán de licencia mientras se investiga su responsabilidad en el hecho.

Desde ahí, la escuela del barrio Don Bosco III pasó a ser parte de la gran planilla de edificios con seguridad personalizada. Del total de unos 650 distribuidos en toda la geografía neuquina, más de 180 cuentan en el ingreso y sus alrededores con efectivos en función adicional o con personal privado.

Es decir que para flanquear la puerta del establecimiento, cada persona debe ofrecer su nombre y apellido, número de documento y la razón que lo llevó al lugar.

Según datos oficiales del Consejo Provincial de Educación (CPE), también son unas 180 escuelas las que cuentan con sistema de alarma monitoreado vía satélite. “El mayor esfuerzo en materia de seguridad lógicamente que está en los barrios más conflictivos de Neuquén capital. Buena parte de esas escuelas con seguridad personalizada están en esos sectores”, informó Marisa Mortada, vocal de nivel primario del CPE.

Igual, también hay escuelas en ciudades como Centenario, Plottier, Cutral Co, Junin de los Andes y Rincón de los Sauces en las que funcionan empresas de seguridad privada.

La funcionaria explicó que “por ahora” no se analizaron nuevas medidas de seguridad, pero sí explicó que es necesario que el CPE “esté más cerca de la comunidad”. Para eso, “será vital” motorizar talleres y reuniones, con la idea de “fortalecer el vínculo con la gente. Ya no sirve que el padre de un alumno venga a buscar a soluciones y que no las encuentre. Hay que informar sobre los protocolos de seguridad y sobre cada una de las medidas que se toman en educación”, explicó Mortada.

Volver a clases

El panorama en la escuela 140 se mantiene en una nebulosa. Ayer los docentes no pudieron trabajar con el equipo interdisciplinario del CPE y hay obras con demoras.

En realidad, desde el CPE esperan que la vuelta a las pupitres de unos 700 chicos en este establecimiento se produzca mañana, ocho días después que la conmoción atrapara a toda la comunidad educativa.

Pero este regreso dependerá de una reunión que se realizará a las 15 en el CPE. Allí un cuerpo colegiado recibirá a los docentes de la escuela y a miembros del gremio ATEN. “Todo dependerá de que ofrezcan garantías mínimas, tanto desde la seguridad como desde el resarcimiento que se debe hacer de la imagen del cuerpo docente”, remarcó Ariel Pino de la seccional gremial capitalina.


Comentarios


Agentes de seguridad en las escuelas neuquinas