Agua sin flúor, un sueño para Los Menucos

La localidad cuenta con un purificador para evitar el exceso de flúor pero hace tres años que está embalado en un depósito. Mientras tanto, los vecinos consumen un líquido que tiene un 80% más de la sustancia de lo aconsejable.

LOS MENUCOS (AJ).- Pasan los años y el problema subsiste. El exceso de flúor en el agua que ingieren los habitantes de esta localidad es un problema que aún no fue resuelto. Las quejas de los vecinos se hacen oir desde hace ya varias décadas y se renuevan permanentemente sin lograr que los organismos competentes o el Estado tome cartas en el asuntos.

Sólo hace falta apretar un botón para que se ponga en funcionamiento una máquina purificadora del líquido que está arrumbada en la localidad desde 1997.

Ante la falta de respuesta de Aguas Rionegrinas y en señal de protesta, un grupo de vecinos decidió no pagar las boletas correspondientes al consumo mensual de sus hogares.

El exceso de flúor en el agua es un problema que afecta a varias localidades de la Región Sur y se debe a la gran riqueza que la zona guarda bajo su suelo. A pesar de esto, algunos estudios demostraron que puede causar daños irreversibles en el organismo.

Según los análisis realizados el agua que ingieren los 2500 habitantes de Los Menucos "no es químicamente apta para el consumo humano". Inclusive los que realiza periódicamente Agua Rionegrinas.

Lo mismo ocurre en Sierra Colorada. La cantidad de flúor que tiene el líquido es superior a los niveles acordados por el Consejo Federal de Entidades Sanitarias (COFES). La norma especifican un máximo de 2 miligramos por litro. Sin embargo las concentraciones de este mineral -según la época del año- han alcanzado promedios que superan los 3 miligramos por litro.

"Si trajeron una planta purificadora es porque el agua no es buena. Entonces, los usuarios no tenemos porque pagar por un agua que nos hace mal", sostuvo Mónica Alvarez, una de las vecinas que se opone a pagar la facturación del líquido.

Desde hace algunos años y en forma particular, Alvarez viene analizando periódicamente el agua de la red de Los Menucos y los campos de su propiedad. La semana pasada realizó una exposición en la comisaría local exponiendo las razones por las cuales se niega a pagar la boletas.

Como el problema del flúor data ya desde muchos tiempo, en octubre del 1997 el DPA envió un planta purificadora de ósmosis inversa para proveer a la localidad de "agua sana". Otra de indénticas características fue a parar a Sierra Colorada. Sin embargo las dos conservan el embalaje de fábrica.

Fueron importadas de España, pero hasta el momento no se logró que los técnicos de la empresa que las proveyó vengan a ponerlas en funcionamiento.

Ayer, ante la situación que se vive en la comunidad por causa del agua, el ingeniero Juan Carlos Rica, de la empresa Aguas Argentinas, visitó Los Menucos. Luego de verificar el estado de la planta, aseguró a Río Negro que en los próximos días se va a poner en funcionamiento.

Perjuicios del exceso de consumo

Cuando las normas establecidas por el COFES para todo el país dicen que el agua debe tener como máximo 2 mlg/l de flúor, en Los Menucos y Sierra Colorada ese número se establece casi un 80 % más alto. Al flúor se lo asocia con dientes blancos y sanos. Sin embargo el exceso de este mineral causa en la dentadura una enfermedad llamada "fluorisis". Además de darle un color amarronado, forma en el diente una sus- tancia denominada "fluorapatita", que lo hace más duro. Si bien es más resistente a los ácidos liberados por las bacterias productoras de caries, se quiebran con mayor facilidad. Otros estudios demostraron que el exceso de flúor puede causar daños irreversibles en la formación ósea, como alterar el normal desarrollo de los huesos ya que se osifican en forma prematura y no pueden alcanzar un desarrollo normal.


Comentarios


Agua sin flúor, un sueño para Los Menucos