Aguas agitadas por otra renuncia en Promoción Social

Esta vez la presentó la delegada en Valle Inferior, Noemí Bringue



#

José Pierroni

Otro frente abierto es el de los trabajadores de Promoción Familiar, que exigen regularizar la situación. Ayer protestaron en Roca.

VIEDMA y ROCA (AV/AR).- El ministro de Desarrollo Social, Ernesto Paillalef, tiene en su despacho la decisión de aceptar la renuncia presentada por la delegada de Promoción Social en el Valle Inferior, Noemí Bringue. Sería la tercera funcionaria que deja ese cargo en el término de un año y medio de la actual administración, tras la salida de Denis Berón y María Donadío; respectivamente. Las razones del nuevo alejamiento están relacionadas con el desgaste provocado ante la situación “caótica” encontrada en el organismo, durante un breve lapso de gestión de menos de cinco meses; la carencia de equipos técnicos, y la falta de respuestas rápidas a soluciones para asistir a la “extrema vulnerabilidad” de unas 230 familias ; según confió a “Río Negro” la dimitente. Por espacio de varios días, Bringue debió solicitar custodia policial para el edificio de la Delegación ubicado en Las Heras, y cuyas deterioradas instalaciones no se adaptan para la atención al público. En su órbita también funcionan dependencias en General Conesa, el Hogar Pagano para detención de menores –destruido meses atrás– y los Centros de Atención Integral de Niños y Adolescentes (Caina). El mayor inconveniente observado es que suelen aparecer otro centenar de personas exigiendo beneficios en forma violenta, pero además sufrió amenazas por parte de un empleado que no tiene confirmada su dependencia con la cartera ministerial. En la precarización laboral, dentro de la planta de personal, se encuentran además 198 becados, incluyendo a seis profesionales que están cobrando por la misma vía administrativa; a lo que se agregan estatales que perciben 2.700 pesos mensuales de salario por todo concepto. La decisión del mejoramiento laboral está relacionada con una política de personal a nivel global. En otro frente de conflicto, los trabajadores de Promoción Familiar agrupados en ATE volvieron ayer a la protesta en Roca. Con una radio abierta y un reclamo concreto en el hogar de ancianos Rosa Padín, exigieron al ministerio de Desarrollo Social que cumpla con las promesas de regularizar la tarea de los empleados de ese organismo. “Los trabajadores del Ministerio nos congregamos en la radio abierta para reclamar por el cumplimiento de los acuerdos”, informó Alejandro Montecino, secretario de prensa de ATE.


Comentarios


Aguas agitadas por otra renuncia en Promoción Social