Aguas servidas bajan por la barda

Las sostenidas precipitaciones multiplicaron las complicaciones en la ciudad. Los cañadones llevaron los desbordes cloacales hasta el río.



#

Antipostal. La zona del Cañadón de las Cabras, al costado de la Ruta 7, mostró una de las peores imágenes que dejó el continuado temporal. (Foto: leonardo petricio )

En Neuquén, las aguas servidas bajan por la barda

Las intensas lluvias caídas en los últimos días complicaron el normal funcionamiento del sistema de redes cloacales de la ciudad. Bocas de registro desbordadas y ríos de aguas servidas invadieron calles del centro, de los barrios y hasta la barda. A la altura del Cañadón de las Cabras, un caudaloso curso de líquido espeso y oloroso corrió hasta la costa del río Neuquén, a la altura de la toma de agua del EPAS de Parque Industrial.

No es la primera vez que sucede. El año pasado desde el municipio alertaron sobre esta situación. Ahora, con las precipitaciones que comenzaron el lunes pasado los líquidos cloacales comenzaron a correr desde el sector oeste de la barda, cruzaron la Ruta 7 y de allí avanzaron hacia el río Neuquén.

El gerente del servicio de Neuquén del EPAS, Eduardo Vidal, reconoció la existencia de este problema y comentó que el desborde se produce por la saturación de los pozos ciegos de asentamientos y barrios de la meseta que aun no cuentan con la red de cloacas.

“Colapsan los pozos y el agua de lluvia colabora empujando los líquidos por los cañadones, que son escurrideros normales de agua de lluvia. Es un problema que dura varios días cuando llueve”, explicó.

Pero la barda no es el único sector de la ciudad que tiene problemas por los derrames cloacales. El principal trastorno se presenta en los barrios que tienen calles de tierra y donde no existe cordón cuenta ni bocas de tormenta.

“Lo más complicado es que junto con

el agua ingresa barro y piedras, lo que provoca taponamientos”.

Eduardo Vidal, gerente de servicio de Neuquén del EPAS.

El problema se repite en la ciudad, pero causa mayores inconvenientes en la zona oeste. Donde los trastornos se multiplican en los barrios sin asfalto.

Datos

“Lo más complicado es que junto con
el agua ingresa barro y piedras, lo que provoca taponamientos”.
El problema se repite en la ciudad, pero causa mayores inconvenientes en la zona oeste. Donde los trastornos se multiplican en los barrios sin asfalto.

Temas

Neuquén

Comentarios


Aguas servidas bajan por la barda