Aguinaldo a diputados: un no y un sí

Los legisladores rionegrinos y neuquinos siguen convencidos de que le corresponde el cobro del aguinaldo. Pero al menos en lo concerniente a este semestre, los primeros decidieron no cobrarlo, los segundos pasarán por ventanilla. En tanto, los funcionarios del Ejecutivo rionegrino donarán lo que les corresponde.



Oídos sordos en Neuquén.

Y más sensibles en Río Negro.

Esta es la conclusión que se extrae de las decisiones de los legisladores de una y otra provincia en relación a si cobrarán o no el medio aguinaldo.

Sólo en eso se diferencian. Porque por lo demás, mantienen intacto su convencimiento que el aguinaldo es para ellos, un derecho adquirido.

Pero no es así. No tienen derecho al aguinaldo en tanto que - como se ha señalado en más de una oportunidad en estas páginas - la dieta que perciben no da derecho a aguinaldo, ni a vacaciones ni otro tipo de pagos a los que sí tienen derecho otros trabajadores con relación de dependencia.

Es decir, el salario es la resultante de una condición de subordinación contractual del trabajador, vínculo que fundamenta el pago de aguinaldo.

En cambio, los legisladores no son empleados sujetos a subordinación contractual. Son elegidos por el pueblo, que espera que actúen libremente y no en función de empleador alguno.

Esa es la razón por la cuál no pueden ser considerados empleados públicos.

Pero ayer los legisladores neuquinos siguieron en sus siete y en los primeros días de julio cobrarán el medio aguinaldo.

Los rionegrinos, en cambio, decidieron renunciar a cobrar al menos ese tramo. Nada se sabe sobre la conducta a seguir en diciembre.

Por su parte, los funcionarios del Poder Ejecutivo - 180 días - de Río Negro no percibirán sus aguinaldos, que se destinarán a solventar parte de la pavimentación del acceso a Playas Doradas.

Mientras tanto, el presidente de la bancada oficialista, Miguel Saiz confirmó la elevación de una iniciativa de renuncia legislativa al aguinaldo del primer semestre. El proyecto tendrá tratamiento en la próxima semana, previéndose su aprobación aunque algunos legisladores oficialistas objetan esta decisión y los justicialistas prefieren una donación. "Si no hay acuerdo del mecanismo con el PJ, habrá renuncias individuales al cobro", dijo el diputado radical Iván Lazzeri.

Anoche, en tanto, se supo que el titular del Legislativo - vicegobernador Bautista Mendioroz, también renunció a cobrar aguinaldo, decisión que hizo extensiva a los funcionarios de ese poder. Al menos hasta diciembre.

El plantel del Ejecutivo rionegrino recibe un promedio anual por aguinaldo que oscila entre los 1.400 y 2.200 pesos, por lo cual, la suspensión total representaría algo más de 300 mil pesos. Y la renuncia de un semestre de los diputados se aproximaría a los 75 mil pesos.

Al menos a hoy, todo es muy distintos en lo concerniente a la Legislatura neuquina, donde el aguinaldo se cobrará en julio.

Los legisladores neuquinos tienen sus propias opiniones al respecto. Por ejemplo, el oficialista Osvaldo Ferreyra considera que "en un país deprimido, el aguinaldo no debería existir en la clase política".

En cambio, desde el peronismo, Aldo Duzdevich recordó que los diputados no sólo cobran sus salarios como cualquier otro empleado público, sino que además sufren retenciones: aportes previsionales y sociales y, por el nivel de sus ingresos, impuesto a las ganancias.

Los diputados perciben una remuneración llamada dieta, que es una indemnización o compensación por la función pública que desarrollan. En Neuquén es de entre 2.900 y 3.200 pesos mensuales, según la carga familiar de cada legislador.

Un cobro proveniente de un derecho que no es tal. (AN y AV)


Comentarios


Aguinaldo a diputados: un no y un sí