¡Ahora adisfrutar!

Seguimos ofreciéndoles ideas para disfrutar de la tan anhelada y práctica banda ancha.

¿Cansados de la rutina de la vida cotidiana? ¿Con ganas de hacer esas cosas que nunca se animaron? Bueno, quizá Second Life (www.secondlife.com) sea su oportunidad. Básicamente, se trata de un mundo virtual en 3D en el cual podemos «desarrollarnos socialmente» y realizar prácticamente todas las funciones que llevamos a cabo en el mundo real. Por ejemplo, podemos crear objetos y venderlos (manteniendo los derechos de propiedad intelectual).

Existen grandes tiendas de ropa del mundo real que venden sus productos en Second Life, para así aparecer mejor vestidos y conocer chicas más lindas. Todo este mundo se maneja con una moneda que se llama Linden Dollar, que cotiza en euros y dólares.

La membresía básica para formar parte de este mundo virtual es totalmente gratuita.

Conectarnos de forma inalámbrica

 

Con el auge de las comunicaciones inalámbricas, es posible mantenernos conectados no sólo en cualquier parte de nuestra casa, sino también en varios puntos de la ciudad. Con casi cualquier palm/handheld podemos conectarnos a redes inalámbricas por medio de dispositivos Flash/PCMCIA.

Aunque corran plataformas «pasadas de moda», aún existen varios proyectos de desarrollo de software gratuito para mantener estos bichitos vivos y seguir dándoles vida. Si se decidieron, aquí va una pequeña recomendación: busquen dispositivos que tengan Windows CE 2.0 o superior, ya que este sistema operativo dispone de más software para Internet.

En caso de que no quieran usar Windows, una PDA Newton se consigue por menos de u$s 50.

 

Hacer llamadas de larga distancia gratis

 

Todo el mundo habla de Skype y sus bondades, pero existen otros servicios de telefonía que utilizan Internet para abaratar costos de la comunicación. Muestra de ello es Jajah (www.jajah.com), un servicio que básicamente nos permite hablar por teléfono sin pagar la llamada saliente a nuestra operadora telefónica. Para esto, tenemos que ingresar nuestro número de teléfono y el de nuestro amigo en el sitio de Jajah. Automáticamente sonará el teléfono

de nuestra casa, y al mismo tiempo sonará en la casa de nuestro amigo. Así estaremos automáticamente comunicados sin haber llamado, y por consiguiente, sin pagar la llamada a la operadora. Jajah nos permite usarlo por cinco minutos de manera gratuita; para llamadas de mayor duración ofrece varios planes muy económicos.

 

Usar un sistema operativo online

 

La revolución de aplicaciones Web 2.0 dio paso a una nueva serie de utilidades que quizás nosotros imaginábamos lejanas, pero que hoy son una realidad. Estamos hablando particularmente de los sistemas operativos online.

Si bien hay pocos proyectos, los más desarrollados cuentan ya con miles de usuarios que confían en ellos para el «día a día» junto a sus computadoras. ¿Qué se puede hacer con un sistema operativo web? ¡Muchas cosas! Por ejemplo, EyeOS (www.eyeos.org) ofrece un navegador, un sistema de chat, un poderoso procesador de textos, un calendario, un organizador y mucho más. Es posible extenderlo y agregarle juegos (simples, como el Tetris) y varias aplicaciones más. Similar es la oferta de YouOS (www.youos.com), que permite ejecutar un paquete de aplicaciones muy similares. Es sorprendente cómo responden estos sis

temas operativos a los impulsos del mouse para mover ventanas, maximizar, minimizar, etc.

Es una opción ideal para mantener nuestros datos disponibles desde cualquier computadora del planeta, con las mismas herramientas e interfaz. El registro en ambos sistemas operativos es totalmente gratuito.

Utilizar un escritorio remoto

 

Con Windows XP Professional y mediante una conexión rápida a internet, es posible manejar nuestra PC desde dondequiera que estemos. Esta utilidad se llama Escritorio remoto y tiene un sinfín de usos. Supongamos que queremos manejar nuestra PC hogareña desde la computadora del trabajo, ambas con Windows XP Pro. Deberemos hacer lo siguiente. En primer lugar, en la PC de casa tendremos que habilitar la opción para que usuarios se conecten de manera remota a nuestro equipo.

Sólo hay que dejar marcada la casilla de verificación disponible a tal efecto en Mi PC/Propiedades/ Remoto. Antes de dejar la PC (nos vamos al trabajo), se debe cerrar la sesión, para poder iniciarla, luego, de manera remota. El equipo debe quedar encendido y conectado a Internet, sólo se cierra la sesión de usuario (Inicio/Apagar/Cerrar sesión). Tengan en cuenta que para la función Escritorio remoto es indispensable que nuestro perfil (o cuenta) de usuario tenga asignada una contraseña. Ya en la PC del trabajo, que cumplirá el rol de cliente, entramos en Inicio/Programas/Accesorios/Comunicaciones y hacemos clic sobre Conexión a Escritorio Remoto. Enseguida aparecerá un cuadro donde tendremos que especificar a qué PC nos conectaremos. En el campo Equipo colocaremos la dirección IP de nuestra PC hogareña y hacemos clic sobre el botón Conectar.

Ahora ya estamos conectados a la PC del hogar, pero, para acceder, será condición necesaria ingresar el nombre de usuario y la contraseña de nuestra cuenta.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora