Ahora el corte de ruta se trasladó a la 234 en Junín

Los desempleados exigen trabajo "ya" en los emprendimientos comprometidos por la provincia. El intendente local denunció que "hay algo raro" en el reclamo, porque minutos antes de la protesta les había confirmado las obras.




JUNIN DE LOS ANDES (ASM).- Un centenar de desocupados mantenía cortada la ruta 234, a unos tres kilómetros del casco céntrico, en una tensa vigilia a la espera de respuestas por obras públicas comprometidas para esta ciudad. Por delante de una ardiente hilera de cubiertas, un grupo de policías pertrechados aguardaba una orden federal de desalojo. Sin embargo, no fue este el único corte en la provincia. Durante varias horas se interrumpió el tránsito en cercanías del aeropuerto de la capital neuquina.

El corte principal se produjo alrededor de las 10, en la intersección con la ruta 61 camino a Huechulafquen. Horas después, un segundo grupo de unas 20 personas realizó una nueva interrupción complementaria, unos seis kilómetros más al sur, pero fue levantada al atardecer.

El intendente Rubén Campos denunció que "hay algo raro" detrás de la actitud de los desempleados, por cuanto en la mañana se reunió con voceros del grupo a quienes les confirmó la concreción de los reclamados emprendimientos.

Sin embargo, los desocupados, albañiles en su mayoría, rechazaron las certezas de Campos y exigieron "trabajo ya".

Con esa consigna en las gargantas, la columna marchó hacia la ruta 234 y se apostó sobre la calzada frente al Grupo de Artillería de Montaña 6, justo en la intersección con ruta 61.

La ubicación escogida no es asunto menor, por cuanto se trata del camino que va a los lagos Huechulafquen y Paimún y a la boca del río Chimehuín, pesquero excepcional precisamente en plena apertura de la temporada de pesca deportiva.

En el lugar se constituyó una comisión policial y un grupo fuertemente pertrechado con escudos, bastones, armas largas y cascos.

Una recorrida de este diario por la zona del corte, permitió observar montículos de piedras del tipo canto rodado -del tamaño de un puño-, estratégicamente ubicados y a la mano de los manifestantes.

Por la tarde y ante versiones de que el municipio acondicionaba un camino alternativo que bordea la margen izquierda del Chimehuín, un segundo grupo se desprendió de la concentración y realizó un nuevo corte sobre la angostura de ese río, también en ruta 234, que se mantuvo por unas cuatro horas. Pero el piquete principal seguía en firme anoche.

El comisario Morales de la policía de Junín dijo que se aguardaba una resolución de la justicia federal con asiento en Zapala, de la que podría surgir la orden de desalojo. Al cierre de este despacho trascendió que Gendarmería -con asientos en Junín y San Martín- se mantenía expectante ante una eventual intervención.

Lo cierto es que uno de los voceros del grupo, de apellido Olivares, dijo a este diario que no depondrán su actitud hasta tanto "se comience ya con la incorporación de gente a las obras que nos vienen prometiendo desde febrero..."

El corte no resultó de una decisión espontánea, sino que surgió de una asamblea realizada el lunes en el Centro Comunitario del barrio Lanín, donde se firmó un petitorio que en las primeras horas de la mañana de ayer fue entregado a las autoridades municipales. Exigen la incorporación inmediata de 30 operarios para la obra del hospital de Junín, otros 15 para la construcción de una escuela albergue mapuche y otros tantos para la conclusión del edificio del Concejo.

En total se trata de 60 puestos de trabajo, comprometidos 15 días atrás como resultado de gestiones del municipio que intercedió ante manifestantes que por entonces también cortaban la ruta 234 aquí.

En aquella oportunidad, Campos y el concejal Guidali (PJ) habían logrado el compromiso del vicegobernador Sapag para poner en marcha esos emprendimientos.

Pero el tiempo transcurrido soliviantó a los desempleados, que a la lista de reclamos agregan ahora un subsidio de 100 pesos para aquellos que queden fuera de los cupos previstos para las obras.

Anoche, la situación se mantenía inalterada y en tensa calma a la espera tanto de una señal de arreglo como de una orden de la justicia federal. Mientras tanto, se multiplicaban los automovilistas a un lado y otro del corte de ruta, muchos de ellos visiblemente ofuscados. Transportes de pasajeros y de cargas, viajantes, vecinos en viaje o simples turistas dispuestos a disfrutar de la temporada de pesca, se encolumnaban en impaciente fila.

Quieren trabajo sin más demoras

JUNIN DE LOS ANDES (ASM).- El intendente local, Rubén Campos se reunió con los manifestantes que ayer cortaban la ruta 234 (ver nota central), y les propuso que se presentaran a revisión médica para ser incorporados cuanto antes a las obras públicas pendientes aquí, "ya que han sido habilitadas".

Sin embargo, la respuesta de los piqueteros fue negativa.

"Tuvieron 15 días para llamar a revisión médica; esta es otra forma de demorar las cosas y no vamos a aceptar nada que no sea trabajo ya...", dijo a este diario uno de los voceros, de apellido Olivares.

A su turno, y frente al desaire de los desempleados, Campos se mostró extrañado y dejó entrever la existencia de un "manejo político de la situación".

El intendente advirtió que "aquí hay algo raro; creo que alguien está usando a esta gente", aunque declinó identificar a los destinatarios de sus sospechas.

Con todo, Campos mantuvo al mediodía una reunión con representantes de la empresa constructora que tendrá a su cargo la obra del nuevo hospital, para apurar la incorporación de trabajadores.

Larga lista de reclamos cerca del aeropuerto

NEUQUEN (AN).- Medio centenar de vecinos de las tomas del oeste de la ciudad cortó el acceso al aeropuerto con cubiertas encendidas y pancartas, en reclamo de ayuda social, subsidios, empleo y solución a diversos problemas. La protesta se extendió desde el mediodía hasta minutos antes de las 18 y provocó numerosos inconvenientes a los pasajeros que llegaban o se retiraban de la estación aérea.

Efectivos antimotines de la policía provincial se apostaron a unos metros, pero no llegaron a intervenir en ningún momento. Y no fue la presencia de los uniformados lo que doblegó la voluntad de los manifestantes, entre los que había mujeres con bebés y niños de corta edad. Según Jorge Marillán, una de las cabezas visibles de la Federación de Trabajadores de la Tierra y la Vivienda, agrupación que convocó a la medida, decidieron levantar la protesta hasta hoy por estrategia, cuando retomarán la lucha. "Nos retiramos con la gente a cada barrio, haremos asambleas y de allí surgirán las nuevas medidas a tomar", señaló.

Encabezados por los dirigentes de la federación los vecinos se agruparon primero en el estratégico cruce de Godoy y Belgrano del barrio San Lorenzo. Pero tras un par de horas sin que ningún funcionario concurriera a escuchar sus reclamos, caminaron unos 1.500 metros y se instalaron en el acceso al aeropuerto.

"Queremos que las autoridades cumplan las promesas que nos hicieron tiempo atrás. Entre muchas otras cosas que definan la cesión de tierras para la toma de Alto Neuquén", dijo Miguel Sánchez, presidente de la federación.

Claro que a la hora enumerar los reclamos detalló no menos de diez puntos. "Cincuenta puestos de trabajo de los 10.000 que viene prometiendo el gobernador, un seguro de desempleo de 380 pesos, planes de desempleo nacionales y provinciales, cajas de alimento para las familias de la toma", pidió el dirigente.


Comentarios


Ahora el corte de ruta se trasladó a la 234 en Junín