Ahora es el turno de los directores

El encuentro de directores que comienza hoy en Salta genera expectativa entre los asistentes, así como los talleres que dictan distintos especialistas e investigadores del quehacer de las tablas. La asistencia de espectadores, a un promedio de 300 por función y el excelente nivel de las salas, son rasgos distintivos de esta edición de la Fiesta. La calidad de los elencos no es pareja. Ambiciosas puestas conviven con otras de menor vuelo.

SALTA (Enviada especial).- Con más aciertos que errores, la 16 Fiesta Nacional entra hoy en su sexta jornada, con la apertura del Encuentro de directores de Teatro que se desarrollará en la Casa de la Cultura y culminará el 24 de este mes.

El encuentro genera expectativa y entre los temas que se tratarán figuran «Herramientas para la construcción de un lenguaje escénico», «Vínculo entre lo imaginario personal del director con la realidad cultural de su entorno» y «Responsabilidad del director en el resultado artístico», entre otros aspectos. Las jornadas también preven tópicos como «Caracterización del encuentro y elaboración de temarios posibles», «Discusiones de los temas por regiónes». En lo concreto, será una buena forma de contrastar realidades entre los directores y aunar criterios sobre sus propias producciones.

En materia de teatro, el excelente nivel de las cuatro salas habilitadas, -la Casa de la Cultura, la Fundación Salta, el Teatro del Huerto y la sala Mecano- es un rasgo distintivo para destacar de esta ciudad. Un programa variado que incluye todas las variantes del teatro y la buena respuesta del público que asiste en un promedio de 300 espectadores por función son otros dos datos dignos de resaltar. La cantidad de asistentes se incrementó en estos últimos días y así el desfile de gente que pugna por sacar su entrada es incesante. Según los organizadores, los espacios están ocupados en más de un 70 por ciento de su capacidad.

Entre las obras que se verán este jueves figura «Cámara Lenta» del grupo «Terrafirme» de Buenos Aires. Sobre el contenido de la pieza, el director del elenco, Claudio Bellomo, adelantó que «fundamentalmente el discurso se centra en tres pilares, la amistad, el amor y el deterioro, porque la obra de Pavlovsky habla de estas tres cosas y me pareció interesante contar eso en la obra».

Para el responsable del grupo, la pieza concebida por «Terrafirme» tiene «también otras lecturas fundamentalmente, no porque esté lejana a lo que Pavlovsky quiso contar obviamente, sino porque uno trata de limpiarla para que sea el discurso más claro». Profundamente compenetrado con el trabajo de este autor, insistió en aclarar que «Pavlovsky atrae por el planteo psicológico de sus personajes, ya que es un autor que es psicólogo y tiene un gran conocimiento de las conductas».

El elenco a su cargo tiene una trayectoria de diez años. «Tenemos una sala propia donde se consolida bastante este elenco que funciona en Moreno provincia de Buenos Aires y son varias las producciones que tiene en este momento, no sólo «Cámara lenta», sino obras de otros autores», contó orgulloso su director.

Daniel Cazzappa, el director de «Volvió una noche» , la obra del grupo «Ideart» de Santa Cruz que también se verá mañana contó a «Río Negro» que la pieza es «una comedida de enredos, con situaciones divertidas».

La otra pieza que se verá mañana es «El murmullo» del grupo sanjuanino «Círculo de Tiza Teatro». Para hoy, la agenda teatral promete «Aquel globo», de «La compañía titiritesca» de Buenos Aires, «Ladran che» del grupo santiagueño «Teatreando» y «Venecia», una versión de la popular obra de Jorge Accame del elenco misionero «Tempo».

Acerca del machismo y la catarsis

SALTA (Enviada especial).- La del lunes fue otra jornada con desniveles en cuanto a la calidad de los elencos que participan de la 16 Fiesta Nacional del Teatro.

Con una temática concebida sobre textos dramáticos de Bertold Brecht, «Politik Theatre» la obra del grupo santafesino «De la acción» conmovió el lunes profundamente a los espectadores. Dirigido por Roberto Campos, el elenco rosarino eligió un teatro político con raíces marxistas y conquistó al público con alusiones a la realidad política del país y arengas a la clase obrera.

La más aplaudida de la jornada, la pieza, un tanto desprolija en su puesta en escena, atrajo al público que seguramente halló una forma de hacer catarsis y se sintió identificado con el planteo. Para los críticos especializados, «faltó que los actores se apropiaran del texto de Brecht, ya que en el dramaturgo alemán cada palabra tiene su propio peso, y esto no se reflejó en la puesta en escena».

Más errática y con escasa aceptación del público, fue la puesta en escena de «El sátiro de la carcajada», la obra de Dalmiro Sáez, que con un estilo machista propone la historia de un violador cuyos actos no pueden considerarse delitos, si se tiene en cuenta que sus víctimas llegan a gozar cuando son violadas. Sin alcanzar el tono irónico que propone el autor de «Las boludas», la versión del grupo entrerriano pecó de excesiva seriedad y la casi nula ductilidad de los actores conspiró contra la agilidad de la pieza.

En el caso de «Caídos del mapa», la pieza representada por el elenco infantil «Martín Pescador» de Catamarca, la plasticidad de los chicos no alcanzó a salvar un texto que no llega a tener estructura dramática, y sólo propone una serie de juegos infantiles en el sótano de una escuela, sin lograr efectividad en el desenlace.

Milena Delgado


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios