Ahora la protesta es de los chicos del industrial de San Antonio



#

Los estudiantes cortaron una calle para hacer escuchar su reclamo.

SAN ANTONIO OESTE (Especial).- Los alumnos de cuarto y quinto año de la modalidad técnica del CEM 38 realizaron una protesta ayer por la mañana en demanda por la puesta en marcha de las clases prácticas en los talleres, que desde el inicio del ciclo lectivo no comenzaron a dictarse. Esto se debe a que el predio en el que funcionan las aulas en las que se dictan las clases se encuentra en obra, ya que a partir de junio albergará transitoriamente a una parte de los cursos de la escuela 133, que no cuenta con edificio propio y tiene su matrícula distribuida en tres establecimientos.

Esta protesta se suma a la que llevan adelante los chicos del CEM 31 de Roca, que tienen tomado el edificio en demanda de los recursos para insumos de los talleres.

En San Antonio, los chicos decidieron cortar desde las 8 la intersección de las calles San Martín y Nueve de Julio, que lindan con el establecimiento escolar, permanecieron en el lugar con pancartas en reclamo de soluciones durante toda la mañana y cerca del mediodía se movilizaron pacíficamente hasta las puertas del municipio, donde continuaron con la demanda.

“Recién el martes por la noche, cuando le manifestamos a la directora del colegio que realizaríamos la protesta, un técnico de seguridad de la empresa Alpat fue convocado por el delegado zonal de Educación, Roberto Torres, para que recorriera los talleres y diera una opinión acerca del estado del lugar, que no podemos utilizar desde hace casi dos meses, perdiendo un montón de clases que no sabemos cómo vamos a recuperar, ya que la cursada se divide en tres materias prácticas que cubren 4 horas semanales”, manifestó uno de los delegados estudiantiles de 5º año.

Según el diagnóstico del profesional convocado, los talleres no cuentan con las medidas de seguridad pertinentes y no podrán ser habilitados hasta tanto no se repare el bloqueo de una salida de emergencia y la clausura de una ventana en el sector de hojalatería y soldadura, que impiden la ventilación del aula en donde se realizan estas tareas que generan emanaciones peligrosas, a lo que se suma la falta de conexión de gas, que imposibilita la cursada.

“Los espacios de las prácticas, además, quedaron muy chiquitos porque nos robaron lugar para la construcción de las aulas provisorias del 133º, y nos dejaron sin patio, así que cuándo podamos empezar a cursar no sé cómo nos arreglaremos, porque los alumnos de la modalidad somos muchos” precisó el estudiante.

Por su parte, la directora del secundario, Beatriz Fernández, manifestó que “desde diciembre estamos detrás de este tema”.


Comentarios


Ahora la protesta es de los chicos del industrial de San Antonio